lunes, 4 de enero de 2016

Hay maldiciones y maldiciones

Soy tan pero tan ridícula que recién ayer me avivo que el otro día, hace ya como dos o tres semanas, cuando el pelotudo me dijo por teléfono que "casi" se estaba cumpliendo la maldición que yo le eché (o algo así), de boluda pensé en mi poema "Embrujo" y "mi cuerpo hecho luna por tu cielo" y "La luna renovará en tu cuello la cadena" y me acordé de cuando se lo leí hace más de 25 años en mi dpto de San Miguel y él se asustó y me lo imaginé ahora, leyendo mi librito, reviviendo ese miedo y ese momento y ese poder mío. Ja. Resulta que me acordé que hace mucho menos tiempo también le deseé algo malo por mensajito (por ahí después me animo a preguntarle si se refería a eso o a lo anterior, si eran exactamente estas las palabras o hasta donde es literal el que se esté cumpliendo): "Ojalá se te caiga la poronga a pedacitos."

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...