martes, 21 de marzo de 2017

Nunca se dejó decir abuela pero sus nietas la homenajean como tal

Como explicar con palabras todo lo que te extraño abuelita. Nunca voy a olvidarme de todos los momentos que compartimos, ni tu gran carisma y simpatia. Tampoco voy a olvidar nunca como me decias "tesorito", que hoy me acuerdo y se me derrite el alma. Como me contabas cuentos, o cuando dibujábamos juntas. Las mil y una veces que te sumabas al marco polo en la pileta, y nadabas como una pendeja de 20.
Todo el dia pense en vos, en lo que me gustaria que estes aca con todos nosotros, para que conozcas la linda familia que forme. Que me acompañes en el desarrollo de mi carrera.
Que me acompañes, con eso me alcanza.
Se que me acompañas desde el cielo, y eso me tranquiliza.
Te voy a amar siempre! Feliz cumpleaños
Me encanta
Comentar
Comentarios
Magui Olivera Idola 
Cuantas veces me llevo hasta pilar para que juguemos!?
Luli Maggi Miles!!!! Y las tortas de vainilla que hacia?😍
Maria Lucrecia Carulla Bello homenaje a la abuela Ana.. Felicitaciones Lucía.
Me gustaResponder11 hora
Maria Paz Vilches ❤️❤️❤️
Malena Marrero Nunca me voy a olvidar de sus ravioles de ricota y calabaza! Te amoooo amiga

Águila roja

Apenas terminé anoche de ver Jéssica Jones, me anoté tres series más de Marvel para seguir superheroica. Pero estaba cansada y me puse a navegar por el Netflix para ver qué había de nuevo: Horror: Águila roja.


Me enganchó con la promesa de serie en la España del siglo XVII. Y sí, los trajes y las callecitas está bien, pero ¿nadie les dijo a los guionista que el recurso de la madre muerta se agotó después de Bambi? ¿Y que los enmascarados son muy patéticos si se la pasan ayudando pobres y brincando sobre mesas de tabernas y cabaret? ¿Puede ser más patética una historia con villanos de sociedad secreta y conspiración contra el rey? Las actuaciones son malísimas, hasta para dejarse caer los actores son malos y el protagonista como maestro es insoportable!!!!!!!!!

Jéssica Jones: Fin de primera temporada

Magistral, como cada capítulo en sí mismo, como cada secuencia con sus desenlaces siempre sorprendentes, siempre deslumbrantes y originales. Toda la serie estuve pensando en el apellido de la heroína (me viene a la cabeza el pirata de los largos tentáculos en la barba de Piratas del Caribe), en sus dudas para nombrarse heroína y actual como tal y en sus jeans mugrientos y musculosa como disfraz de superhéroe. Me falto una sola cosita: escena final con Luke: me la deben.

Ningún quehacer salvo mirar

Mirta Rosenberg / La poesía es un lugar sin letra















Hay lo que hay, y es todo:
un hotel en Santa Ana, Uruguay,
con el Río de la Plata sin lodo -lo esencial
es que haya playa y árboles y plantas,
más pájaros que cantan-. Casi solas
miramos las olas que el viento sur levanta. Nada hay,
ningún quehacer salvo mirar, ver
y ponerle apellido a cada cosa, por no saber
cómo se llama: arbusto de jardín o pajarito
de pecho anaranjado. Y para leer, si caminamos
sólo están los nombres de las casas
-De enero a enero, Rincón soleado-,
la patente de un auto que pasa
y la caprichosa signatura
de alguna nube oscura que inventa un contraluz.
Eso, o en tu caso, entregarse a Proust,
flotar a la deriva en agua extraordinaria,
precaria y transitoria aunque segura
-la historia de la literatura-
y cruzarse a otra orilla desde ésta,
perfumada de eucaliptus y de gramilla verde
recién cortada, y hacerse vieja en otra parte
donde lo que se pierde acaba por ser
pura ganancia.

Mirta Rosenberg (Rosario, Argentina, 1951), "Lugares amenos, 1", Cuaderno de oficio, Bajo la Luna, Buenos Aires, 2016

No vengas a enseñarme aerodinámica revisionista

Beatriz Vignoli


LA CAÍDA



Si te dicen que caí
es que caí.
Verticalmente.
Y con horizontales resultados.
Soy, del ángulo recto
solamente los lados.
Ignoro el arte monumental del sesgo,
esa torsión ornamental del héroe
que hace que su caer se luzca como un salto.
Ese rizo del mártir que, ascendiendo
se sale de la víctima
y su propio tormento sobrevuela
no es mi especialidad. Yo, cuando caigo,
caigo.
No hay parábola
ni aire, ni fuerza de sustentación.
Un resbalón: espero. Al suelo llego
por la ruta más breve.
Un alud, una piedra,
una viga a la que han dinamitado.
No hay astucias del cuerpo en mi descenso.
Se sobrevive: el fondo
del abismo es más blando
para quien no vuela, sólo cae.
Si te dicen que caí,
no vengas
a enseñarme aerodinámica revisionista.
No me cuentes de los que cayeron venciendo.
No vengas a decirme
que no crees que haya sido un accidente.
En lo único que creo es en el accidente.
Lo único que sabe hacer el universo
es derrumbarse sin ningún motivo,
es desmoronarse porque sí.

Piglia, los bares como escritorio abierto

21/03/2017 LITERATURA

Con lecturas y homenajes, se inaugura el Bar Piglia en la Biblioteca del Congreso

El sitio, en homenaje al autor de "Respiración artificial", fallecido el pasado 6 de enero, oficiará de "escritorio abierto" para funcionar, café de por medio, como un lugar de intercambio de ideas y un catalizador de la diversidad literaria a partir del ciclo "Palabra viva", coordinado por la escritora María Moreno.
"¿Por qué 'Piglia' a un bar? La pregunta debería ser otra: ¿Cómo no llamarlo así? Porque para Ricardo Piglia los bares de las ciudades en que vivió fueron también escritorio abierto...", escribe Moreno en un texto sobre el ciclo literario que será lanzado este martes por la diputada María Teresa García, en sintonía con la inauguración del bar.


Piglia (1941-2017) supo del homenaje antes de morir, e incluso escribió un texto sobre lo que para él significó la biblioteca como espacio de lectura y de "guarida nocturna para disidentes políticos", adelanta Moreno.

"No sé por qué -dice el texto del escritor- pensaba que los militares no iban a irrumpir en el recinto. Quizás, creía yo ilusionado y sin ningún fundamento, que los iba a intimidar el nombre del lugar".

Como un cauce, bibliotecas y bares componen, al menos, parte del paisaje que para Piglia escenificaron el encuentro de lecturas, escritura y notas fragmentadas en cuadernos. En la del Congreso, por ejemplo, el escritor estudió la vida de Enrique Lafuente, personaje en quien se basaría para crear al Enrique Osorio de "Respiración artificial", mientras que los cafés mediaron como borradores de sus novelas, ideas para ensayos y apuntes.

 Ahora es el bar de la Biblioteca del Congreso, sobre Adolfo Alsina al 1835 (CABA), el que conjuga esos espacios piglianos: la apertura del bar con su nombre -ambientado con un mural de Rep y unas vitrinas con las obras del autor- y el lanzamiento de "Palabra viva", como si Piglia, de algún modo, fuese su primer invitado.

El segundo encuentro del ciclo será el 17 de abril en ese lugar, con María Pía López, Cristian Alarcón y Martín Kohan como invitados.

Télam dialogó con Moreno sobre el comienzo del ciclo y la inauguración del bar.


-Télam: ¿Qué significa Piglia para el paisaje de los bares y bibliotecas en la tradición literaria argentina?
-María Moreno: Para él el bar era escritorio, biblioteca, salón de recibo. Escribir en el bar es también una tradición existencialista. Simone De Beauvoir y Jean Paul Sartre escribían en bares y su actividad "marcaba" a estos bares y también mandaba un mensaje antiburgués: que la escritura se realizara en un espacio no doméstico, también común y democrático.


-T: ¿Y cuál de los dos fue primero: el nombre del bar o la idea del ciclo?
-MM: "Palabra viva" significa entre otras cosas la posibilidad del reconocimiento en vida, en la parte de adelante del bar hay muchos nombres de escritores vivos. Ricardo ha tenido mucho reconocimiento pero nos gustó uno más personal: ponerle su nombre a un bar, un lugar tan unido a su obra. Imaginamos a los Emilio Renzi del futuro, cachorros de escritor, lectores ávidos, de esos que todavía trabajan en los bares y que escribieran en su diario: "Hoy estuve trabajando y tomándome un café en el Piglia". Toda su obra es un mapa de recorridos por los bares. Cuando supo del homenaje, escribió un texto sobre la Biblioteca del Congreso muy hermoso -en realidad es como un cuento- donde relata sobre la época que investigaba allí, cuando estaba abierta toda la noche. Durante la dictadura era un refugio para todo tipo de disidentes y Ricardo lo señala. "Palabra viva" quiere decir también eso: la palabra puede mantenerse viva y libre, en los libros, en la hemeroteca y puede burlar el cerco represivo. Escribió ese texto y murió a las pocas horas.


-T: Para Piglia la Biblioteca fue un lugar de "guarida", de resistencia, ¿qué lugar ocupó en su obra y en su experiencia?
-MM: Si, no sólo para él. Una de las próximas movidas de "Palabra Viva" será convocar a los que investigaron en la Biblioteca del Congreso, sobre todo en su fabulosa hemeroteca que cobija toda nuestra historia política a través de los acontecimientos registrados por la prensa. También allí está la palabra viva de autores como Rodolfo Walsh, Enrique Raab, Haroldo Conti y tantos otros que marcaron fuertemente cada década.


-T: ¿Qué podés adelantar sobre el ciclo literario?
-MM: "Palabra Viva" alude a una palabra no jerarquizada, es decir no solo la "culta" en el sentido de elegida por los expertos, sino una palabra donde la lengua sea porosa a la de la calle, la de las tribus, la de los inmigrantes, la de las culturas de los bordes, la autodidacta, la nueva que se acuña y se difunde (no me gusta decir que se viralizan) oralmente en lo que canta un gallo. Elegir el escenario del bar implica ya una forma diferente de la mesa redonda, acerca más a la conversación informal, café de por medio. Me interesó por eso mismo: en la mesa redonda está la tendencia a la exposición por turnos y la media hora de debate. Los que exponen siempre están colocados un poco más alto que el público. Ya sé que la forma no garantiza un cambio pero propone otras alternativas.


Pájaro igual a su ausencia

Detener la palabra


Roberto Juarroz




Detener la palabra
un segundo antes del labio,
un segundo antes de la voracidad compartida,
un segundo antes del corazón del otro,
para que haya por lo menos un pájaro
que puede prescindir de todo nido.
El destino es de aire.
Las brújulas señalan uno solo de sus hilos,
pero la ausencia necesita otros
para que las cosas sean
su destino de aire.

La palabra es el único pájaro
que puede ser igual a su ausencia.

Feliz cumple, Má

Mi primavera en otoño

Feliz día de la Poesía


FELIZ DÍA DE LA POESÍA A TODES MIS AMIGUES POETAS. EN ESPECIAL A PABLO SERR Y ALVARO ZAMBRANO QUE TENGO MUY CERQUITA ESTOS DÍAS.
Me gusta
Comentar
Comentarios
Simón Esain Besos, Pau,
Vir Castro Feliz día!
Alvaro Zambrano Paula querida!!! muchas gracias por esta cercanía!!!! hoy precisamente recordaba con gran cariño estos versos de nuestro Andrés Fidalgo (ojalá te gusten) Lied Nº 4
La poesía me libera,
la poes
ía me aprisiona;
me lleva y trae de las tormentas
al mar en calma de su zona.
Por la mañana me condena,
al caer la tarde, me perdona;
a la rutina me ata y luego
con fantasías me corona.
No entiendo bien los complicados 
o simples cantos que ella entona;
transcribo mal lo que me dicta,
soy su amanuense y su fregona.
Cuando me llama, estoy perdido:
no reconozco mi persona.

Andrés Fidalgo
Paula Irupé Salmoiraghi me encantó!!!!! "Soy su amanuense y su fregona" jajaja

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...