miércoles, 27 de mayo de 2015

Ni una menos

Una ventana en el mar

Me gustás mucho

No quería dormirme anoche: mejor escucharte respirar y enredarte los pies en los pies.

La herramienta principal de los jardineros paraguayos es el machete

Dice en feis Felix Bruzzone
2 horas · 
Convivo en algunos jardines con jardineros paraguayos. La herramienta principal de estos jardineros es el machete. Tienen máquinas de cortar pasto, bordeadoras, incluso motoguadañas, y podadoras, y sopladoras. Pero cuando pelan herramientas, al llegar, lo primero que pelan son sus machetes. Los desenfundan y comprueban que estén bien afilados. Los miran de un lado y del otro con movimientos suaves y estudiados que nada tienen que ver con la forma en que suelo verlos en la calle, desparramados y aferrados a sus cajitas de vino. Nunca los usan, pero tienen adoración por sus machetes. Los jardineros paraguayos parecen samurais. Los jardineros paraguayos se preparan para la guerra, quizá para el genocidio. En Ruanda el genocidio se hizo a machetazos, con machetes entregados por la ONU. Casi un millón de muertos. Los jardineros paraguayos no sé si esperan matar o morir, pero los jardines ya son de ellos. A los pileteros, llegado el día D, nos quedará la esperanza de zambullirnos en nuestras piletas y quedarnos ahí flotando y rezar para que los paraguayos no sepan nadar o le teman al agua, como los gatos. Estamos cansados de violencia y de ruido en los jardines. Nos gustaría escuchar a los pájaros. Cavar y sacar lombrices de la tierra. Mordisquear la parte blanca de los tallos del pasto. En la próxima reforma constitucional debería estar ese derecho a disfrutar en jardines ajenos. Estoy seguro de que así se evitarían muchas desgracias.

lunes, 25 de mayo de 2015

Amar con paciencia

Hay libros, poemas, pelis, historias, reflejos en el cielo, gajos en macetas, que me dan la paz necesaria para amarte sin desesperar, sin hacer caprichito, sin querer que entres a medida en mi diseño familiar ni en mi ecosistema. Está bueno.

Final de Me llamo Rojo

Terminé de leer Me llamo Rojo, de Orham Pamuk. Hace rato te puse algunos fragmentos, luego supe que es tan magnífica como para desear copiarla toda: a mano, con tinta china, dejando los ojos en el intento.
Tantos momentos de la emoción más intensa, del amor más gigante por esas voces de personajes misteriosos, lejanos, deslumbrantes, las voces de dibujos, las voces del asesino y del muerto, del color rojo y de la muerte misma.
Me encantó el personaje de Sekure y que ella cierre la novela. El párrafo final es genial, no te lo copio porque todo el capítulo es impresionante y ya no me conformo con pegar retazos aquí.

Estoy tan orgullosa de vos

El tiempo es el gran escultor

Las condiciones del buen amor

Sergio Sinay


El buen amor, el que repara, el que da sentido a las vidas que toca, el que permite florecer a las potencialidades de quienes se aman, el que nos lleva a construcciones cooperativas en el camino de la vida y le da a ésta sentido, requiere ciertas condiciones. Son estas: 1) vivir en primera persona, no postergar las propias necesidades, sensaciones y sentimientos, porque nadie las encarará por mí; 2) respetar al otro como a un tú con sus propias necesidades y características, que no vino a este mundo a amoldarse a mis expectativas; 3) reconocer las diferencias que existen entre las personas, puesto que no hay dos seres humanos similares, y saber distinguir entre las diferencias irreconciliables (de valores, estructurales, de propósitos existenciales) y aquellas que permiten un trabajo cotidiano en común, para hacer de estas últimas el potencial del vínculo; 4) honrar los mutuos misterios (nada más alejado de un secreto o un ocultamiento), es decir, aquellas zonas propias o del otro que hacen a la esencia de cada uno, que no siempre tienen explicación y que no pueden violentarse; 5) aprender a aceptar, que no es sinónimo de tolerar, sino que significa dar por válido aquello del otro que no coincide con mi diseño y no pretender cambiarlo (más vale, para eso, cambiar de otro); 6) entender que el tiempo es el gran escultor (como lo llamaba la gran escritora francesa Marguerite Yourcenar, autora de Memorias de Adriano) y que él dará forma y volumen a la relación, puesto que ésta no viene dada; 7) comprender que el encuentro verdadero y profundo entre dos personas nunca es la consecuencia de una búsqueda premeditada, que no hay fórmula para acelerarlo, ni receta, ni mago que lo pueda provocar, sino que será el resultado de una alquimia generada al calor de la interacción: las personas primero toman contacto y después se encuentran (cuando se encuentran), y 8) la última condición es la responsabilidad, atributo que, cuando está presente y es consciente, permite responder por los propios actos, elecciones, palabras y decisiones sin pretender que sea el otro el gestor de nuestra felicidad o el culpable de nuestra frustración.

Si tomamos en cuenta estas condiciones, veremos que una relación de amor es algo más que un premio al buen comportamiento. Es una construcción plena de sentido y trascendencia, y no se define por sus formas. Que personas con valores endebles, con nula capacidad para registrar y honrar al otro y con prioridades utilitarias y egoístas tengan parejas y formen familias no tiene que ver necesariamente con el amor. Si quienes las envidian pudieran asomarse al árido corazón de esas personas y a la tierra emocionalmente yerma de sus parejas y de las familias que a menudo edifican, seguramente no querrían estar allí. Los simulacros de amor no son gratuitos, aunque lo parezca, y sus costos espirituales y afectivos se presentan bajo la forma de insatisfacción vital, de angustia perenne, de ansiedades sin destino, de vacío existencial. Que las formas suelan ocultar estos costos no significan que los mismos no se paguen.

Carnage

IMPRESIONANTE!!!!! Ya eran las 12 y pico de la noche pero estaba en I-sat y los títulos decían que era de Polanski así que la empecé. Magnífica. Cuatro personas, dos matrimonios, en un living (entrada, baño, pasillo) durante toda la peli intentando ser "civilizadamente correctos" pero sacando lo peor de cada uno mientras intentan que sus hijos se reconcilien, o se disculpen o lo que sea luego de que uno le pegara al otro. Geniales los cambios de tono de cada personajes, las miserias, el modo de falsear, de fingir, de somerterse y luego lanzarse con toda la verdad o lo que saliera tras el vómito, el whisky, los desafíos por parejas, por género, por hijo, haciendo todas las combinaciones posibles. Insoportable el marido que habla todo el tiempo por celu y el otro que desprecia lo más profundo de su mujer. Las dos mujeres me parecieron, ambas, más rescatables, je.

Dice la wiki: Carnage (en España, Un dios salvaje; en Hispanoamérica, ¿Sabes quién viene?) es una comedia negra, una coproducción Francia-Alemania-Polonia-España escrita y dirigida por Roman Polanski, basada en la exitosa obra Le dieu du carnage (conocida en español como Un dios salvaje), de la dramaturga francesa Yasmina Reza.


El Harvey real

Harvey Milk

Harvey Bernard Milk
Harvey Milk in 1978 at Mayor Moscone's Desk crop.jpg
Harvey Milk en 1978.

Miembro de la Junta de Supervisores de San Francisco por el Distrito 5
8 de enero-27 de noviembre de 1978
Predecesor Distrito creado
Sucesor Harry Britt

Datos personales
Nacimiento 22 de mayo de 1930
Bandera de los Estados Unidos Nueva York, Estados Unidos
Fallecimiento 27 de noviembre de 1978 (48 años) Asesinado en
San Francisco, California
Partido Demócrata
Profesión Político, microempresario
Ocupación Político, oficial y activista por los derechos humanos
Alma máter Universidad de Albany
Religión Judío
Residencia San Francisco, California
[editar datos en Wikidata]
Harvey Bernard Milk (Nueva York, 22 de mayo de 1930 - San Francisco (California), 27 de noviembre de 1978) fue un político y activista estadounidense, que se convirtió en el primer hombre abiertamente homosexual en ser elegido para un cargo público en los Estados Unidos, como miembro de la Junta de Supervisores de San Francisco en 1977.
Milk nació y creció en Nueva York, donde aceptó su homosexualidad siendo adolescente; sin embargo, mantuvo su orientación sexual en secreto hasta convertirse en adulto. Su experiencia en la contracultura de la década de 1960 le permitió abandonar muchos de sus puntos de vista conservadores sobre la libertad individual y la expresión de la sexualidad.
Aunque era muy inquieto —trabajaba en diferentes profesiones y cambiaba de casa con frecuencia—, en 1972 decidió trasladarse definitivamente a San Francisco. Se asentó en el distrito de Castro, un vecindario que entonces experimentaba un importante flujo migratorio de homosexuales, y abrió la tienda Castro Camera, que se convertiría más adelante en la sede central de sus campañas y punto de reunión de sus colaboradores.
Milk se sintió llamado a presentarse como candidato a supervisor de la ciudad de San Francisco en 1973, aunque encontró cierta resistencia en el orden político gay establecido hasta entonces. Su campaña fue comparada con el teatro: era descarado, directo, animado y extravagante, ganando la atención de los medios de comunicación y obteniendo una apreciable cantidad de votos, aunque no los suficientes para ser elegido. Hizo campaña de nuevo en las dos elecciones siguientes, apodándose a sí mismo como el «alcalde de la calle Castro». Los votantes fueron suficientes para permitirle presentarse también a la Asamblea Estatal de California. Aprovechándose de su creciente popularidad, dirigió el movimiento político gay en feroces batallas contra las iniciativas antihomosexuales.
Milk fue elegido supervisor en 1977, después de que San Francisco reorganizara su procedimiento electoral para elegir representantes por barrios en vez de realizar una única votación a nivel de la ciudad. Estuvo once meses en el puesto de supervisor municipal y fue responsable de la aprobación de una estricta ordenanza sobre los derechos de los gays en San Francisco.
El 27 de noviembre de 1978, Milk y el alcalde George Moscone fueron asesinados por Dan White, otro supervisor de la ciudad que había dimitido recientemente y quería recuperar su cargo. Tanto la elección de Milk como los sucesos que siguieron a su asesinato pusieron de manifiesto la liberalización de las actitudes ciudadanas en San Francisco y los conflictos políticos existentes entre el gobierno de la ciudad y una fuerza policial conservadora.
Milk se ha convertido en un icono y en «un mártir por los derechos de los gays», de acuerdo al profesor Peter Novak de la Universidad de San Francisco.1 Mientras que las clases políticas dirigentes de la ciudad insistían en que los gays debían colaborar con los políticos liberales y contenerse en la lucha por sus objetivos, él los animaba abiertamente a emplear su creciente poder en la ciudad y a apoyarse entre sí. En 2002 se le consideró «el funcionario abiertamente LGBT más famoso e influyente jamás electo en los Estados Unidos».2 El escritor John Cloud señaló así su influencia: «Tras desafiar la clase gobernante de San Francisco en 1977 para convertirse en un miembro del panel de supervisores, muchas personas —heterosexuales y homosexuales— tuvieron que ajustarse a una nueva realidad que él encarnaba: que los gays podían llevar una vida honesta y de éxito».3

Milk

Rafa, especialista en el cable que yo no miraba nunca antes de tener smart tv a los pies de la cama, me dijo que I-sat era el mejor canal de todos. Así que ahora suelo prestarle atención y es verdad: me veo dos o tres pelis al hilo. Ayer terminé una llamada Sister (que parecía buena pero no llegué a cachar) y me encantó Milk, la vida de un militante gay Harvey Milk, el primero en ocupar un cargo público en EEUU. Con Sean Penn, genial, y muchos chicos lindos, alegres, trágicos y luchadores. Me gustó el viejo truco del testimonio grabado y todos los hechos históricos.

Si fuera tú

Comedia de esas en que uno desea la vida del otro y, cuando el cambio se produce mágicamente (esta vez meando al mismo tiempo en una fuente), se aprenden muchas cosas útiles para valorar la vida propia. Que ser soltero o casado, con hijos o sin, actor u oficinista no es bueno ni malo en sí, per siempre es bueno que sea lo que uno eligió.
Final feliz.

Una esposa de mentira

Típica comedia norteamericana. Pero linda. De las que me hacen creer que no todo es sencillo en el amor pero vale la pena. Dicen eso que yo digo: Lo del amor como amistad, como confianza, como la persona que más te conoce. Lindo lo de mirarse y decirse lo que más te gusta del otro. Adam Sandler y Jennifer Aniston (Sex and the city) me gustan los dos.


https://365cine.files.wordpress.com/2011/01/sigueme_el_rollo-540036660-large.jpg



Como mi corazón se entrega a ti

Así te espero yo


Marta Gómez



El grano a su maíz se entrega
Como la lluvia a la cosecha
Como mi corazón se entrega a ti

Como cuando llueve y luego escampa
Como cuando cantan las chicharras
Como el grillo que sale a celebrar la lluvia
Como el caracol que espera hasta que escampe
Así te espero yo

Como cuando el viento sopla suave
Como cuando susurrando canta
Así es como mi voz aprendió a susurrarte
Como el árbol que espera que el viento le cante
Así te espero yo

Y así espera mi pensamiento tus palabras
Y así espero tu mirada
Cuando estás cerca de mí

Como cuando llueve y luego escampa
Y la lluvia susurrando canta
Y el sonido del viento inventa mil canciones
Que yo aprendo y se las enseño a mi garganta
Y así te canto yo
Y así te canto yo
Y así te espero yo

Esperarte y no

El sábado a la mañana dijiste "Ahora vengo" y yo, conciente de que eso no era una promesa, ni una cita, ni nada, ni siquiera un deseo conciente de psicopatearme, me hice cargo de que no quería salir, ni siquiera a Sanmi, ni siquiera a ver una obra a La herrería, porque no me dieron ganas, porque estoy pendiente de vos y me hago cargo y ya ni me juzgo ni me explico.
El domingo, en cambio, Ju, Belu y Magda aceptaron la invitación de Maxi y Andrea para ir a Escobar, al borde del Paraná, a comer asadito. Ahí la tentación era llamarte, invitarte, insistirte y exponerme a la tristeza de que me dijeras que no, con mil motivos, válidos y de los otros, pero todos tristes si me decías que no. Así que no te llamé. Y me fui con mis hijo e hija y nuera y cuñados y sobris y pasé un lindo día. Te extrañé horrores y hablé de vos bien y mal y me reí de mí misma y de nosotros. Y pensé que un día íbamos a estar vos y yo juntos en ese mismo lugar. Cuando vos lo decidas, lo desees.
Al llegar a casa tenía en el contestador un mensaje vacío de tu casa. Hasta me aguanté de llamarte ahí mismo. Hasta me dije que estaba bien que, alguna vez, no me encontraras. Ni siquiera corrí cuando volvió a sonar el teléfono a la media hora. Atendió Magda y fue ella quien te contó de la salida y recibió tus bromas por no avisar, ella que sabe contestártlas y no sabe que hubieras dicho que no y delante de quien podés fingir que hubieras venido.
Yo hubiera podido creerme que ya estaba cumplida la función de tu llamado, dijiste "Ver cómo estaba Julián", pero le hice señas a Magda que me dé, y ella bromeó con "Acá está mi mamá, no entiende que el llamdo no es para ella." Y me dio el teléfono, y te pregunté si el llamado era para mí y en vez de decirme "Me muero por verte", me repetiste lo de Julián y te conté y del asado que hizo con Maxi e hiciste media broma con eso pero yo escuché ternura y complicidad en tu voz y un "na" en medio de las viejas tontas bromas. No te salvaste de mi "Te hubiera llamado pero yo siempre soy la pesada que..." ni de "Ayer te esperé", que me devolviste con un "Sí, iba a ir pero volví muerto y me tiré acá."
Yo digo que está todo bien. Que algo bueno y distinto va a salir de todo esto.

sábado, 23 de mayo de 2015

¿Cuántas cicatrices tiene la gente a lo largo de su vida?

TODAS ESAS MUJERES DELGADAS

INGRID BRINGAS



La rabia
La cicatriz en mi vientre me dice que hay un árbol
voces de mujeres pasadas
un espíritu profundo
¿cuántas cicatrices  tiene la gente a lo largo de su vida?
piel sobre piel
sabor sobre sabor de cada costura
encerrarme en el búnker de mi cuerpo
la cicatriz habla por si sola como un tejido de estrellas
como la sonrisa de mis amigos
el tratado del amor es la costura que une los países
el zodiaco
decimos que no tenemos nada en común y lo tenemos todo
arrastro mi alma hasta la pista de baile
la cicatriz de mi vientre es fuego , hilos que acunan el sueño
la cicatriz que nos une late fuerte y su pisada silenciosa
grita : estoy sola
¡estoy viva!

Todas esas mujeres delgadas

Yo quiero ser como todas esas mujeres delgadas que no tienen tiempo de respirar en esos anocheceres perdurables
quiero llevar esa frescura en el aliento de esas mujeres delgadas
el amor en el pliegue de los ojos
la perturbadora elegancia
tal vez nunca
tal vez llegue a ser como esas mujeres delgadas
que tienen los dedos invisibles y aprenden hechicería
hablar en otras lenguas con las palmas de las manos
de mi garganta surgirán algunas voces y me diré: ¡que divina soy por dentro!
amaré con mis axilas y el polen
seré como todas las mujeres delgadas
imperfecta
insignificante
y daré un canturreo de muerte
elevaré mi falda
oscura yo como la noche
seré como todas las mujeres delgadas.

En el póster de la psicosis

Tenías al sagrado corazón de Jesús a la entrada de tu casa
un póster de la psicosis actual que miras de reojo cuando te levantas
después te quedas escuchando la fuga del grifo en la cocina
el goteo
sudas
dispones un cuchillo en la mesa
partes el pan en dos como a una mujer
no es difícil perder la memoria, lugares, nombres
estás perdida
estar perdida no es un desastre
la memoria no te ayudará con nada
la memoria te devorará los ojos
la memoria te acariciará la espalda
ninguna de estas pérdidas será devastadora
si es extraño el olvido
la psicosis en un póster , los santos en una canción extranjera.

Apocalípticos
Podemos decirnos apocalípticos cuando el amor se nos acaba.

El fuego es un enemigo de la memoria, como un
 olvido luminoso, cálido, que amenaza con salirse 
                                                                              de control y arrebatar más de lo
que se le ofrece.
Erick Vázquez

Fuegos

You’re not in love, you say, and you don’t remember
¿hay algo que recuerdes después del fuego?
todo en la vida es un incendio
¿Conoces la historia del beso de la ballena?
me lanzas un beso y la luna llora
dame tu mano ,aquí está el fuego
pájaros de fuego
You’re not in love, you say, and you don’t remember
los mares del porvenir apagarán este fuego
la memoria , tu corazón de cuarzo
mi corazón el garaje de la memoria
otra vez el incendio
el amor nos palmea las nalgas
la memoria
You’re not in love, you say, and you don’t remember
la memoria abandona a los valientes en un archipiélago
el incendio abandona la noche y toma la forma de tu cuerpo
vendrán otros ojos me llenaran de polvo
apagarán el fuego
tal vez.

Efecto invernadero

voy a desmoronarme voy a hundirme en la tierra
para que alguien se acuerde de mi nombre
el éxtasis de la marea nos cobijará
despeinará nuestras pestañas
hablemos de dios, de buda , de allah
porque somos fantasmas sin excepciones
el amor nos ha partido los sesos
en el amor hay un hueco donde no puedo encontrarte
y es tardío el silencio
oprímeme con  tu risa para que te ponga una canción en la radio
todo ha sido en vano
el amor podría tener el encanto de un monstruo o un auto
el recuerdo es el retrato de un empleado del mes colgado por años
olvido
tengo fracturas complejas marcando nuevos récords
estoy perdida en el canto que cantaba antes
pienso hundirme en un amanecer sin luz de luna
para que alguien se acuerde de mi nombre
quedémonos aquí ya quietos
para que otros nos habiten.

----------------------------------------------------------------------------
Ingrid Bringas (Monterrey, N.L, México, 1985). Poeta mexicana colabora   en diversas revistas impresas y digitales, parte de su obra ha sido publicada en editoriales cartoneras en Sudamérica, España y Francia.
Publicaciones:
- Antologia de Escritores por Santa Catarina (CONARTE,2014)
- La Edad de los Salvajes ( Editorial  Montea ,2015)
   Es creadora y editora del fanzine Cosmonauta.

Su obstinado corazón alerta


TERQUEDAD DEL ÁRBOL


Lily Canals


Esa última hoja de otoño
que vacila
planea
y antes de descender nos roza el hombro,
quiere vivir;
pero ¿quién se detiene
a levantar del suelo una hoja seca?
Si pudiera decirle
que la sabiduría está en el árbol,
en su obstinado corazón alerta.
¡Es que acaso no han visto
al sauce de las islas
que ya derrumbado entre agua y tierra?
El siente que la lengua de la muerte
día por día
orada el indefenso laberinto de su raíz
expuesta
y tercamente agrupa los últimos ardores
de la sangre dispersa,
para echar nuevas ramas sobre el río
que, ciego, debilita su existencia.
Yo quisiera morir
como ese árbol.
Con su misma grandeza.

viernes, 22 de mayo de 2015

Qué ganas de bailar la chacarera que cruza la tapia desde el acto de la escuela

'LA SIN CORAZÓN'


CHAQUEÑO PALAVECINO




Me tiene encadenado a su corazón de piedra,
de su indiferencia prisionero yo soy.

Soy presa de sus caprichos,
su juego de amor me atrapa,
conquista mi alma sin tener compasión.

No hay jaula que la resista,
es pájaro libre al viento,
sólita sin dueño siempre quiere volar.

Arisca como ninguna, la sin corazón le llaman
como un picaflor revoloteando se escapa.

Bien sabe que es arroyito
y muero de sed por ella.
Su curso me aleja cuando pido su amor.

Como agua entre los dedos
se escapa de mí y se aleja.
Dejándome apenas gotas de su sabor.

Es dulce como la tuna,
por dentro su miel me brinda,
por fuera me pincha
si la quiero tener.

Arisca como ninguna ..

En "Las ratitas" hay tres caniches


Dice en feis Felix Bruzzone
13 horas · Editado · 
Clienta con tres caniches. Uno se llama Francesco. Otro Duilio. El tercero, Amílcar. Amílcar me hace acordar a almíbar y me empalaga. Duilio me hace acordar al pintor Pierri, que alguna vez fue cliente mío, y con quien la cosa terminó bastante mal. Todavía recuerdo llamados míos reclamándole pagos muy atrasados y el tipo simulando ataques de pánico y gritando: "¡Tengo que vender algo, tengo que vender algo!" Y con Francesco, pasa que la primera vez que escuché que lo llamaban entendí que su nombre era Chejov y me acerqué. ¿Posta te llamás Chejov?, le pregunté. El perrito me ladraba y daba saltitos, en círculo. Evidentemente no iba a contestarme. Y evidentemente no se llamaba Chejov. Es un perrito negro y encorvado, como su dueña. Paréntesis: su dueña es la que tiene un cartel de madera tallada que dice "Las ratitas" en la puerta de su mansión. No sé si el cartel se refiere a sus tres perros, que parecen ratas, o a ella y todos sus parientes, que lo son. Decía: Francesco es un perrito negro y encorvado, como su dueña, y no se sabe quién imita a quién. Encorvado y malhumorado. Siempre mantiene distancia prudencial y sería imposible acertarle una patada. Una vez logré convencerlo de acercarse a mi mano, para entrar en confianza, y tarasconeó. ¿No te dan de comer? Con los caniches es todo muy inútil. No entiendo cómo la gente los soporta. Por otra parte me gustaría que me dejen uno en casa, un día, para entablar relaciones verdaderas, conocer a la especie y que ellos me conozcan a mí. Porque quizá ellos también necesiten conocerme, antes de que la cosa termine mal y me decida por ahogarlos a todos. ¿Por qué hay que dejar que las cosas lleguen hasta el límite? ¿Por qué no pararlas antes? Aunque sea un poco, ¿no? Sos espantoso, Francesco, es la pura verdad, pero en una de esas algo rescatable hay en vos. Algo que nos salve del odio, del mal mayor, de la desesperación.

jueves, 21 de mayo de 2015

Siempre me fascinaron las imágenes microtexturadas

De Valentina Harper



Ella es

La felicidad es planear ir hoy a taller de canto (Aunque cuando llegue la hora no me anime)


La felicidad son los ojitos amarillos de Loto.


La felicidad es retar a mi gata celosa por el nuevo gatito negro.


La felicidad es tejer medias en punto santa clara para mijita.


La felicidad es llamar a mi escuela y que me digan que mijito ya llevó mi licencia.


La felicidad es este hombre que me mira a los ojos y sonríe.


La felicidad es un huevo duro volando en el hervor de mi jarrito en la cocina.


La felicidad es el cartero trayéndome libros de poesía.


La felicidad es mi ensalada con aceite de oliva y acheto.

A mí ya me apestó

Ju y Belu en los 70 del abuelo

¿Vos dónde estás?

-Cuchame, vamos a ir con Emilio a ver el dodge, ¿vos estás ahí?
-Sí, yo estoy acá.

Las manos en mi dodge

"Le compré el cable del embrague que estaba hecho pelota, la manija de la puerta que la rompió Fulano (ni me lo digas) y traje a Emilio para que le haga el carburador y lo regule que estaba muy acelerado. Le hice la oblea del gas y hay que llevarlo a pegársela."

En terapia

Construís una imagen falsa de Gustavo en tu cabeza que no te deja relacionarte con el Gustavo real.

miércoles, 20 de mayo de 2015

Cumple de Gus



Dicen que la felicidad son momentos de felicidad. Este día fue muchos momentos, muy esperados, muy merecidos. Vos y yo, mi amor, nos lo merecemos. (Qué ternura me da verte con tu sobri Tobías) <3

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...