jueves, 3 de septiembre de 2015

Resident Evil. Apocalipsis

No sé si ya la había visto, o ésta u otra, si empezada o entera. Malísima. Aunque me lleva a reflexionar sobre cuestiones centrales sobre las pelis de zombis: ¿Hace falta poner todos todos absolutamente todos los clichés que ya vimos ochocientas veces? (¿Los cosos que corretean cabeza abajo por las catedrales no van mejor en las de vampiros o exorcismos? ¿Los científicos vendidos al poder militar... eh... ¿dónde era que lo vi?)

¿No se puede matar zombis sin pollerita apretada y top turquesa? (El gesto y la parada con dos pistolones en las manos ya viene de larga data y reconozco que es imprescindible) Y si estás en una ciudad infectada, y si el cementerio de tu barrio es así de pintoresco con lápidas y calaveras sobre la tierra, ¿hace falta pasar por en medio? Ah, me parece que todos los personajes sabían que estaban en una de zombis y no quisieron ahorrarnos la emoción de que los muertos centenarios se unieran solidariamente con los recién infectados ¿no? La cambié enseguida.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Anoto para buscarlos todos

10 cuentos imprescindibles

02-09-2015 | 
Cuentista excepcional, la autora de Carne viva elige sus diez relatos de cabecera.
Selecciona: Vera Giaconi.
Foto Vera Giaconi (por Pablo Rey)
Foto: Pablo Rey.
Vera Giaconi (Montevideo, 1974) es editora y correctora. Es autora del volumen de relatos Carne viva (Eterna Cadencia Editora) y su nuevo libro, aún inédito, fue finalista en el Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero. Giaconi elige sus diez cuentos imprescindibles.
*
Ojalá mañana alguien vuelva a hacerme esta misma pregunta, así podría responder con otros diez cuentos imprescindibles. Y así… Hoy son estos:
1. “Adiós, hermano mío”, John Cheever
2. “Fiesta en el jardín”, Katherine Mansfield 
3. “La imitación de la rosa”, Clarice Lispector
4. “Plan de contingencia frente a los zombies”, Kelly Link
5. “La ilusión monarca”, Marcelo Cohen
6. “Las hortensias”, Felisberto Hernández
7. “Dimensiones”, Alice Munro
8. “Bad Return”, Aimee Bender
9. “El ángel planeador”, Armonía Somers
10. “Isobel Avens regresa a Stepney en primavera”, M. John Harrison


tomado del blog de Eterna Cadencia

Yo te vi en tetas

"No sabe quién soy. Yo sí. Yo te vi en tetas, ¿te acordás? Y revisé el diario íntimo que olvidaste abierto en la página de los dibujos de ballenas y sirenas. En fin, no importa. Es como estar hablando con alguien a quien solo conocés de haber visto en bolas en una revista."

Feliz Bruzzone 

Completamente trulada

"Por cómo camina hay que decir que está completamente trulada. Cada dos pasos levanta el pie derecho hasta tocarse el culo con el talón y gira la rodilla noventa grados con un movimiento de cadera que pretende ser un paso de baile, pero no es."


Felix Bruzzone

Don Torcuato, territorio ladino y arbolado

"Don Torcuato. Territorio ladino y arbolado. Aunque sobre todo ladino. ¿Cuántas veces los tanques de Campo de Mayo desfilaron por la ruta 202 rumbo al centro y todos se quedaron adentro tirando ramitas a la chimenea? Nadie se acuerda. "

Felix Bruzzone

El waldorfismo argentino

"El waldorfismo argentino tiene esa impronta revisteril. Vidas de revista pro vida sana que en realidad son caminatas por tru la lá, el país de no me acuerdo, donde viven los monstruos o la fábrica de chocolate. El waldorfismo, de hecho, nació en una fábrica. Estaba pensado para hijos de obreros, no para torcuatenses new age que no se acuerdan de su piletero porque su piletero es... ¿quién era? Pero bueno, todo se puede adaptar."

Felix Bruzzone

Vidas de revista pro vida sana que en realidad son caminatas por tru la lá, el país de no me acuerdo, donde viven los monstruos o la fábrica de chocolate

Dice en feis Felix Bruzzone
1 hora
Me cruzo en la calle con clienta waldorf (a esta altura habría que decir exclienta pero bueno, uno nunca pierde las esperanzas). Por cómo camina hay que decir que está completamente trulada. Cada dos pasos levanta el pie derecho hasta tocarse el culo con el talón y gira la rodilla noventa grados con un movimiento de cadera que pretende ser un paso de baile, pero no es. La saludo. Me saluda. Está demasiado contenta. No sabe quién soy. Yo sí. Yo te vi en tetas, ¿te acordás? Y revisé el diario íntimo que olvidaste abierto en la página de los dibujos de ballenas y sirenas. En fin, no importa. Es como estar hablando con alguien a quien solo conocés de haber visto en bolas en una revista. El waldorfismo argentino tiene esa impronta revisteril. Vidas de revista pro vida sana que en realidad son caminatas por tru la lá, el país de no me acuerdo, donde viven los monstruos o la fábrica de chocolate. El waldorfismo, de hecho, nació en una fábrica. Estaba pensado para hijos de obreros, no para torcuatenses new age que no se acuerdan de su piletero porque su piletero es... ¿quién era? Pero bueno, todo se puede adaptar. Si a la segunda oportunidad la cosa no funciona, puede funcionar a la tercera, a la cuarta, etc. La culpa igual no es del waldorfismo. Es de Don Torcuato. Territorio ladino y arbolado. Aunque sobre todo ladino. ¿Cuántas veces los tanques de Campo de Mayo desfilaron por la ruta 202 rumbo al centro y todos se quedaron adentro tirando ramitas a la chimenea? Nadie se acuerda.
-¿De verdad no sabés quién soy?
-Ay, ni idea, ¿me decís?
-No importa, te dejo mi número.
-Perdoname, pero... ¿es un levante?
-Sí -digo mientras anoto nombre teléfono y profesión. -Tomá, llamame.
Me voy y me quedo pensando en si ella sabrá (o se acordará) qué es un "piletero". Tendría que haber escrito otra cosa. Algo más claro, ¿no? Pero qué.





Archipiélago Caribe

Ya llega La Catedral de los Negros de Marcial Gala, nuevo libro de Archipiélago Caribe
LA CATEDRAL DE LOS NEGROS. Marcial Gala. Prólogo: Celina Manzoni. 978-950-05-3089-7. 240 págs. 15,5 x 22,5 cm. Colección Archipiélago Caribe. $249.
A un barrio marginal de la ciudad de Cienfuegos se muda un matrimonio proveniente de Camagüey. El padre es un cristiano de la congregación del Santo Sacramento que descubre al poco tiempo de estar en la ciudad que Dios le ha dado una misión: construir un templo que supere todo lo visto en Cuba hasta ahora. En un barrio que es un hervidero de pasiones y conflictos, a los pies de la Catedral que se alza día a día en Cienfuegos, crece una generación signada por la violencia, la crueldad y el egoísmo más extremo, defectos que los personajes llevan consigo más allá de las fronteras del barrio, de la ciudad y de Cuba, como si no pudieran escapar de la sombra de la Catedral inconclusa y como si esta sombra estuviera maldita, nefasta. La novela se abre a una multiplicidad de voces que dialogan entre sí, se explican y se completan. Es una novela de arquitecturas, personajes, y narradores rotos, quebrados. Un reflejo de lo que queda cuando los sueños se agotan.
Marcial Gala nació en La Habana en 1965. Es narrador, poeta y arquitecto. Miembro de la Unión de escritores y artistas de Cuba, UNEAC. Premio Pinos Nuevos de cuento 1999. La Catedral de los Negros recibió las distinciones Premio Alejo Carpentier 2012 en el género de novela y Premio de la Crítica a los mejores libros publicados en Cuba en el 2012. En la actualidad reside en Cienfuegos.

19 de Rafa

Tanto para decir sobre la maternidad y la hijidad, pero al pedo, lo que más vale es la alegría de verlo tan tan tan gigante por todos lados.
Me voy a hacer el biscochuelo.

Las brujas no se quejan

Hasta lo de compartir veníamos casi bien, con lo de la sencillez ya no te prometo ná...
Reglas de las mujeres sabias
1 Las mujeres sabias no viven quejándose, generan cambios.
2 Las mujeres sabias son atrevidas
3 Las mujeres sabias tienen buena mano con las plantas
4 Las mujeres sabias confían en su intuición y respetan la de los demás
5 Las mujeres sabias meditan diariamente y están en comunión con su interioridad
6 Las mujeres sabias defienden con firmeza lo que más les importa
7 Las mujeres sabias disciernen su camino también con el corazón
8 Las mujeres sabias dicen la verdad con compasión
9 Las mujeres sabias escuchan su cuerpo
10 Las mujeres sabias improvisan y juegan
11 Las mujeres sabias no imploran de manera dependiente
12 Las mujeres sabias se ríen juntas
13 Las mujeres sabias saborean lo positivo de la vida y lo comparten con sencillez.
Tomado del libro:
"Las Brujas no se quejan" Jean Shinoda Bolen

Felix y el rescate de la bolita hundida


Dice en feis Felix Bruzzone
56 min
En el fondo de la pileta de cliente-mala-onda-total-y-patotero encuentro una bolita de goma. Hace meses que no venía por acá. La bolita es negra pero el tiempo de inmersión la volvió opaca y azul. No nació submarino, pero se la bancó bastante bien. La pongo en el tablero de la chata y mientras manejo la veo ir y venir entre la aguja del velocímetro y la de la nafta, y de a poco ella recupera su brillo y vivacidad. 
-¿Cómo terminaste en el fondo de la pileta? -le pregunto.
- Me usaban para volver loco al perro, que nunca me podía atrapar.
-Es verdad que hay un perro loco en esa casa.
-Está loco por mi culpa. Yo lo volví loco sin darme cuenta, saltando y saltando. Hasta que un día me caí a la pileta y yo pensé que iba a flotar o a rebotar pero no, me fui derecho al fondo.
-¿Y el chabón no te rescató?
-Tiene otras bolitas. Las usa con su hijita también. La vuelve loca y la nena llora y él sigue. Está loco y quiere que todos se vuelvan así como es él.
-¿Y la mujer?
-Va y viene. Le dejó a la nena. Ella va y viene. Nunca sabés. ¿Alguna vez la viste?
-Nunca.
-Ahí tenés.
-¿Y qué pensás de tuvida, qué vas a hacer ahora?
-Estar acá con vos. Me encanta saber la velocidad de tu camioneta y ver todo el tiempo cuánta nafta le falta.
Y ya estoy por agarrarla, llevármela a la boca, morderla un poco, jugar con ella, que parece tan atenta y tan preclara, y ella lo sabe, porque todo lo ve, porque de golpe parece encendida como un fuego, cuando cliente-mala-onda-total-y-patotero manda mensaje. "Te llevaste mi bolita" -dice, y manda una foto de la bolita.
Miro a mi bolita. Se la ve tan feliz que me desespero. Pero entonces ella se aplaca y se queda en la esquina del tablero, como trabada contra el ángulo. Y debe notarme preocupado porque enseguida dice:
-Ya sé, no pasa nada, no te pongas así. Voy a tener que volver.

martes, 1 de septiembre de 2015

lunes, 31 de agosto de 2015

Falda rebelde

En cable. El título pintaba chotísimo. El personaje de la madre desquiciada, que hace que el padre diga que al lado de ella cualquier hombre se vuelve gay, la salva. La típica historia de chica con ilusiones que es reprimida por la familia se transforma en retratos de hermano, abuela, padre y novio, mujer que quiere manipular a su hija pero logra ser feliz con su felicidad. Graciosa pero mucho mejor de lo que esperaba.

Walter

Esta es de cable no más. Pero no sé si yo últimamente leo todo en clave de género, de instituciones que hacen a la estructura patriarcal o me tocan todas ficciones con madres y padres enloquecidos por los roles prefijados. Me gustó mucho la idea de ser hijo de Dios y no ser hijo de su padre muerto. Me encantó la frase final de él y cómo la madre, que parece tan desquiciada durante toda la peli, lo pone dulcemente en su lugar. Perfecto el efecto del egocentrismo infantil y la omnipotencia de creer que se puede juzgar a simple vista quién va al cielo y quién al infierno. Linda vuelta de tuerca al tópico del fantasma que vuelve y el amigo invisible que cumple una misión al lado nuestro hasta que crecemos. Final feliz pero no pelotudo.

El amor cuesta caro

Segunda de la serie de 4 que me compré en el puestito de Puán. La elegí porque es de los Cohen. Pero no me deslumbró. Está bien pero sigue la línea de lo que veo comunmente en cable. Me encantó el inicio con ese "Pirata del Caribe" cornudo que llega a su casa en su auto convertible cantando feliz bajo el sol. Me gustaron los hilos anudados al final en la ficción de la ficción y las burlas al matrimonio y al amor con o sin dinero.

Musarañas

El otro día me compré en Puán cuatro pelis que elegí por nombre, a ojo, para salir de lo que circula por cable o boliferia. Esta la elegí por Alex de la Iglesia que megustó tanto su Balada triste de trompeta.
Cuando la fuimos a poner con Magda no me gustó lo sangriento del inicio, parecía muy de terror gore. Pero no, o casi. Me gustó mucho la historia cercana a Misery de a ratos y más me gustaron los personajes de las dos hermanas y su agorafobia que da motivo al título. Los lugares donde guardar cadáveres merecen particular atención y, si no tuviera miedo de arruinarle el final a alguien, podría decir muchas cosas sobre la paternidad y el miedo a, o la locura por la existencia misma de los hijos e hijas.

Se me pasó el 400 mil redondo

400.112 visitas en este blog.

Una escena que nunca pensé que llegaría

Domingo. 20 hs. Toy sola en casa desde mediodía haciendo todo lo que me gusta: leer, escribir, jardinería, mates. Golpean las manos. Me asomo por la ventana y no entiendo lo que veo: el pelotas me saluda con la manito detrás de la reja. Salgo sin pensar estrategia. Sé que no voy a acercármele ni para darle un beso de hola.

Nuestra larga historia juntos y separados dice que esto es inédito, que él jamás me busca y que yo jamás lo rechazo. Aunque él dice que es al revés. Pero nuestro excódigo me dice que este se cree que me voy a mear por verlo bañadito un domingo en la puerta de mi casa. Creo que hasta fui yo la que le dijo mil veces cuánto me gustan las sorpresas y cómo lo extrañaba y esas cosas del pasado (reciente, pero pasado al fin).

Hola, qué hacés, me dice pero como no es una pregunta, no la contesto. Asumo que viene a buscar una rueda de su auto que quedó en el baúl del mío aunque no me avisó que venía por eso ni hace más que quedárseme parado al lado o no sé dónde cuando abro la reja pero no no no no no lo invito a pasar (ni pienso convidarte berenjenas, ni contarte nada de los chicos ni sonreirte mucho ni preguntarte por qué te quejás cada vez que te movés como si te estuvieras desarmando aunque no pueda evitar notar que salí a atenderte sin corpiño, en ojotas, despeinada y que tratás de recordarme que viniste el jueves y yo no estaba).

Le doy las llaves del baúl, le hablo de otra rueda que él dejó acá el jueves, de otras que quedaron en un rincón hace mucho. No parezco enojada, aunque dudo, decido mantenerme en el rango de la indiferencia. Por ahí no me aguanto y le digo "¿Viste que ya camino bien? Ah,sí, cierto que vos me viste el otro día..." Me siento muy idiota cuando él me dice "Bien del todo todavía no..." (Otra vez caí en el hacerme la nenita que le cuenta boludeces para que la aplauda) Pero me recompongo y le digo que mi auto no arrancó más y que lo putié de arriba a bajo a él y a su amigo cuando entré a mi dodge y vi cómo estaba roto el volante y faltaba la cubierta y la manija de la puerta. Me dijo que no era nada, que había que cambiar eso, que él traía para cargar la batería, hasta intentó a arrancarlo y lo diagnosticó. Je.
Se fue caminando como un boludo rodando la rueda. Cuando estoy cerrando me dice: "Cuchá, el mes que viene mevas a tener que hacer dos recibos..." (Onda echarme en cara que dejó sus monedas roñozas después de meses de creer que medio polvo conmigo lo libraba de sus cuotas mensuales". Ni eso logró enojarme. Le dije que el papel lo tenía Rafa que es el que pasa por su casa a la vuelta del cole, que si me esperaba le hacía otro. "No, no, dejá, el mes que viene". Je, qué buenito que sos, pienso yo, tus estrategias de seducción son más truchas que mi ironía.

domingo, 30 de agosto de 2015

Una sensación de la poesía que está en el aire

Literatura
Domingo 30 de agosto de 2015 | Publicado en edición impresa




Poesía joven: los recién llegados a renovar el género


Por Daniel Gigena |




Nuevos circuitos de lectura de poesía, que borran los límites difusos entre la capital y el interior; editoriales que inauguran colecciones de poesía escrita por jóvenes y sellos creados para la difusión exclusiva de esos materiales; concursos, videos, talleres, blogs, slams, fanzines y revistas confirman la revitalización de un género que se creía obsoleto, acusado de endogámico y antimercantil (lo que incluso hoy no deja de ser un elogio encubierto).

¿A qué factores responde el fenómeno de la poesía joven, es decir, leída y escrita por jóvenes, en la Argentina? De Córdoba a Monte Grande, pasando por San Salvador de Jujuy y Rosario, los poetas jóvenes, muchos con obra inédita o sólo un primer libro, recuperan la tradición local e impulsan el desarrollo de una lengua, y del pensamiento sobre una lengua propia, en la que varios ingredientes se entremezclan. Políticas libertarias y desencanto, vida cotidiana y costumbrismo, sexualidad, denuncia (y demencia) social se potencian, quizás no como temáticas originales sino como condensadores de voces nuevas cuyas rupturas enfocan objetivos bien definidos.

"El hecho de vivir en una gran ciudad te lleva a hacer dos movimientos necesarios para cuidar tu salud mental -dice Walter Lezcano (1979), periodista, editor, docente y poeta-. Por un lado, exponerte y arriesgarte a cumplir con todas las obligaciones laborales y capitalistas y tratar de saciar algunos deseos dentro de esos marcos de intercambio de experiencias. Y por otro, hay un desplazamiento hacia adentro, de búsqueda de un refugio de la cantidad de estímulos que propone la vida moderna y que no se pueden satisfacer. Y en esa tensión salen textos que tienen la forma de poemas." Lezcano alude a una escritura en la que, a la vez que se retrata una sensación o un estado de confusión, se construyen frases de sentido plástico, que no refieren a nada específico pero que van creando un clima para encontrar la mejor forma de representar ese estado interior y social. "Después está la cuestión de ver quiénes de nosotros puede lograr algo increíble como conseguir una voz y, lo más complejo, conseguir lectores. Pero eso es una cuestión que resolverá el tiempo. En eso también, la poesía ayuda a derribar las crueldades del paso del tiempo. Y si el poema es bueno, resiste lo que sea."

Semanas atrás, él y otros poetas presentaron una antología de poesía joven publicada por el sello cordobés Llanto de Mudo, cuyo editor, Diego Cortés, falleció el 4 de agosto. Esto pasa. Poesía en Buenos Aires reúne textos de diez poetas nacidos en los años ochenta, entre ellos Fernando Bogado, Agustina Paz Frontera y Flor Codagnone.

Patricia González López, que estuvo a cargo de la selección de los poetas, muchos de ellos nacidos luego de 1983, indica en el prólogo que los autores golpean la superficie literaria con humor, humildad y la solidez que prestan los vínculos familiares y amistosos. Ese aspecto afectivo, lo que no implica un estilo ni una entonación idílica, predomina en la poesía escrita por jóvenes.

Codagnone (1984), autora de Mudas y Celo, dos poemarios publicados por Pánico el Pánico, señala que el actual es un gran momento de difusión de la poesía. "Hay un estallido: cada vez más talleres, editoriales especializadas, grupos, eventos, lecturas, festivales. La poesía está llegando a lugares adonde antes no llegaba y sospecho que esto tiene que ver, en parte, con la creación de la Red Federal de Poesía (www.redfederaldepoesia.gob.ar). Hablo de difusión únicamente porque creo que otras cosas siguen igual: pagamos para poder publicar y la circulación en librerías sigue siendo escasa."

El costo de las ediciones a cargo de los autores suele oscilar entre los seis mil y los quince mil pesos, con tiradas que casi nunca superan los mil ejemplares. En las presentaciones o lecturas públicas, los autores y editores recuperan parte de la inversión y el resto se vende a lo largo del tiempo en librerías especializadas como Librería Norte, Arcadia Libros o Hernández (en Capital Federal), que no sólo exhiben libros de poesía en estantes sino incluso en vidrieras y mesas.

LA MEJOR JUVENTUD

Poesía y vida se entremezclan en las primeras producciones que, acaso sin perder nunca esa trama indiscernible, luego avanzan sobre terrenos más conceptuales, formales o circunscriptos al desarrollo de una obra. "Me gusta la poesía de los más jóvenes. Ellos parecen haberse librado de algo, de cierta idea de la poesía sobre todo, un poco opresiva, y están empezando de nuevo -comenta Osvaldo Bossi, editor del sello Viajero Insomne, poeta y maestro respetado por jóvenes autores-. Raúl Gustavo Aguirre habla de la inocencia como único requisito para que la puerta de la poesía se nos abra una y otra vez. Y para que eso suceda, me parece, es importante olvidar. Leer y olvidar. Sin responder a ningún precepto, o en todo caso, a una sensación de la poesía que está en el aire y que nadie, por suerte, se encargó de reglamentar todavía. Cuando llega el momento de las reglamentaciones, es el fin de la poesía o el comienzo de otra cosa. Yo creo que estamos en ese momento."

Juan Arabia, poeta y crítico literario, egresado de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, dirige la revista Buenos Aires Poetry y el sello homónimo. Por ambas vías edita traducciones de poesía extranjera, ensayos sobre poesía y libros de autores jóvenes como Aixa Rava y Juan Rapacioli. "Habría que definir, o bien redefinir, el concepto de «joven» o «juventud», ya trabajado por sociólogos como Pierre Bourdieu o por los culturalistas. Me refiero al juego de la transmisión del poder, de los privilegios entre las generaciones. Más allá de una determinación en primera instancia económica, o bien simbólica (por ejemplo, la formación académica), hoy el escenario tecnológico (la posibilidad de la impresión digital, la individualización que promueven las redes sociales) permitió el crecimiento de nuevas editoriales, y por tanto se multiplicaron los poetas. La poesía siempre fue un género marginal y poco redituable para las grandes empresas editoriales, con la excepción de unas pocas editoriales españolas. En ese sentido, no creo que exista una diferencia entre los arbitrarios términos de «poesía joven», «poesía tradicionalista», «una poesía vieja»: queda sólo en evidencia una puja de poder, que quedará en manos de los lectores, al menos en los casos más afortunados". Para Arabia, sin embargo, esta multiplicación cuantitativa presenta cambios a nivel cualitativo. "Uno de los efectos de sentido que más se hace evidente en el género es el resultado del cruce con prácticas y espacios extrapoéticos, más bien de ocio o de socialización festiva. Hay una pérdida del sentido de la universalidad de la poesía, de ciertas tradiciones herméticas y una necesidad de exclamar un yo lírico microcotidiano, más bien masivo y evasivo."

Otro editor que sumó a su proyecto las ediciones de libros de poetas jóvenes, Diego Aristi López, festeja la revalorización del género que llega de la mano de las nuevas generaciones. Cave Librum (sello del oeste del conubarno bonaerense), al igual que otros fuera del radio de la ciudad de Buenos Aires como Iván Rosado, de Santa Fe, o La Carretilla Roja, de Monte Grande, acaba de estrenar colección de poesía joven. "Hay un regreso de la poesía al libro, lo que es maravilloso -dice Aristi López-. Y un reencuentro con su público. Pero la poesía siempre estuvo. Hoy, a diferencia de los años noventa, la poesía surge más intimista, cotidiana. El contexto perdió aquel protagonismo y volvió a ser el fondo de la escena. Claro que esta reflexión sobre la cotidianidad es aguda, visceral y a veces feroz. Y también cuestiona el estado de cosas que la condiciona. Por eso es necesariamente más lírica, ya no narra como hace veinte años. Y en esta vuelta a la enunciación ganó madurez."

Aristi López registra otra marca de época diferencial. "Nos interesan poetas como Paula Novoa o Gustavo Gareiz, que no integran grupos o revistas, pero que igualmente están conectados con otros. Y ésa parece ser la tendencia de esta generación nueva. Conforman una red, se conocen, se leen, se apoyan. Pero ya no desde un manifiesto estético-ideológico o un lugar físico de encuentro y eventos. Ni hay un mecenazgo o corriente del mercado que los impulse. Se están imponiendo porque son buenos, y lo que hoy se puede leer es el fruto de un trabajo constante que no detuvo la indiferencia editorial a la que venía siendo condenada la poesía en la última década y media".

Una de las grandes poetas argentinas, Mirta Rosenberg, sugirió en una reseña sobre la antología 30.30. Poesía argentina del siglo XXI (EMR) que los jóvenes debían desarrollar "una voz propia, un estilo o lo que hace de un poeta un poeta en vez de un seguidor de algún decálogo". Y Hugo Padeletti recomienda siempre, a jóvenes poetas y lectores, no olvidar que la poesía es, más que narración, piruetas verbales o apuestas formales, ante todo música..

Me escapo de vos


    Me escapo de vos como Edith, la esposa de Lot, que aún huyendo de Sodoma tiene ganas de mirar hacia atrás porque no le importa el castigo de Dios ni el cuerpo hecho de sal.
    • Paula Irupé Salmoiraghi
      Escribe un comentario...
    Me escapo de vos como un salmón que conoce la felicidad de desovar contra la corriente pero se tienta con el barrito fácil de las orillas.
    • Paula Irupé Salmoiraghi
      Escribe un comentario...

    Últimas noticias

    Me escapo de vos como si fueras un alud que, con solo presentirlo, hace que mis talones se claven al piso.
    • Paula Irupé Salmoiraghi
      Escribe un comentario...
    Me escapo de vos como si fueras la lepra a la que mi piel es particularmente propensa.

Voix Vives Toledo

Poetas de Mediterráneo en Mediterráneo

Continuamos con nuestro repaso a los poetas invitados al Festival de Poesía Voix Vives, de Mediterráneo en Mediterráneo, que se celebrará del 4 al 6 de septiembre en Toledo.
Bassem Al Nabriss por Josep Losada para Pen Catalá
Bassem Al Nabriss por Josep Losada para Pen Catalá
Bassem al Nabres  (Palestina)
Ha publicado ocho libros de poemas en Jerusalén, Ramallah, Argel y Mallorca, y dos libros en prosa: Diario de la guerra en Gaza (2009) y Diarios del asedio a Gaza. En 2005 participó en el festival “Voces del Mediterráneo” en Lodève, (Francia) y en 2010 en el Festival Lodbry con sus poemas, aunque no pudo viajar para estar presente. En verano de 2007 lanzaron una granada contra su casa. El motivo del ataque fueron sus artículos contra la corrupción y la dictadura religiosa. Desde hace dos años reside en Barcelona, invitado por el Club del Libro Catalán.
Erez (fragmento)
Si dices «Erez» solo te entenderán los que están al sur de ese lugar. Si quieres que tu poema cruce un mar (sin notas al pie que agoten al traductor), lo mejor es que no lo digas.
Echa a «Erez» de tu poema, aunque te salga de un modo espontáneo. Aunque tu hermano haya muerto de cáncer porque le prohibieron cruzar.
¿Quién se va a leer mis notas al pie en este tiempo? Ya hasta dejaron de leer las notas de mi tesis.
Si dices «Erez» aparecerán las puertas del infierno, la fortaleza con toda su omnipotencia: y así también se llenará el texto de bestias.
¿Notas al pie y bestias?
¡Cuidado! Seguid torturando a dos millones de seres humanos, y vendrá un poeta para resolver el problema.
(…)
(Traducción de Álvaro Abella Villar)
Batania, poeta neorrabioso (España)
Batania es el espacio y Neorrabioso el tiempo. Escribe contra la familia y contra la patria, sobre el amor y el fracaso, también contra el orden y el dinero; deja de escribir cuando se me acaban los amores y los contra qués. Tiene dos blogs, cinco libros, 41 años y 503 pintadas en las paredes . Cuando le preguntan si es prosistema o antisistema, outsider o insider, socialista o anarquista, responde que es neorrabioso.
Los pelícanos
Adónde pelícanos ibas con una mujer girasola
que tenía portaaviones de pájaros en la cabeza,
tú que te acercas sin centímetro ni ascensores
a las verjas electrificadas de los cuarenta años,
tú que sigues cultivando en macetas diagonales
los mismos nilos y las mismas calas enfermas,
adónde pelícanos ibas, qué pasó por tu cráneo
de afónica cilindrada e ignorancia sin lagunas,
cuántos errores de cepa tierna y globo de helio
crearás de nuevo y de nuevo lucirás orgulloso,
cuántas veces caerás y recaerás en tus jaguares
de glucosa adolescente, cuántos crisantemos
llevarás al nicho de los amores descuartizados
si no rectificas, si no abandonas para siempre
a los pelícanos y no metes, dejas ya de meter
tus torpes dedos en los interruptores del viento.
Cecilia Quílez Lucas (España)
Autora de “La posada del dragón” (Ed. Huerga & Fierro) “Un mal ácido” (Ed. Torremozas), “El cuarto día” (Ed. Calambur), “Vísteme de largo” (Ed. Calambur) y “La hija del capitán Nemo” (Ed. Calmbur). Incluida en diversas antologías. Coordina y dirige varios ciclos de poesía (“A-Puesta en Blanco”, “Cruce de caminos”, “Esceno-grafías”, etc.). Actualmente dirige la Editorial Tigres de Papel junto a otros dos socios. Su último proyecto audiovisual es “La memoria salina”. Su blog personal es http://ceciquilez.blogspot.com/ 
Me he ganado hoy el salario
Da para comer y poco más
Es el tiempo de la otredad
Ingrato y miserable
En esta celda del destierro
Han de volver quizás mañana
Las despensas llenas de sosiego
La nuca errante que cuidé
En el ideal del amor absoluto
Riechmann dice cuando no dice
Respiran los poetas
En la verdad hasta cuando callan
Mis perros están sonriendo
En este cielo
Yo también soy su animal
Qué más salvación que dar
Y repartir parte del subsidio
De la inocencia
No sabré jamás
De la pureza de un diamante
Oro en la boca
Cristal de Murano
Pero verdaderamente
Esta es mi gloria
Una fiesta perpetua
De llaves y candados
Porque ahí
Calladamente
Sólo una abre una puerta
Vivir del hambre
Como un perro
Donde la muerte
Me halle durmiendo
Con el mejor hueso
De esas sobras
Y la quietud bajo los párpados
David González (España)
Sus últimos libros, editados por Origami, son: Campanas de Etiopía (2015), El lenguaje de los puños, Antología crítica de la poesía de David González (2014) y No hay tiempo para libros (2012 y 2013). Sus poemas y relatos se recogen en numerosas antologías, como Feroces (1998), Voces del Extremo (1999, 2000…), Poesía de la conciencia (2003), Poesía para los que leen prosa (2004), Disociados (2013) o Disidentes (2015). Su obra ha sido traducida a varios idiomas. Su blog http://ellenguajedelospunos.blogspot.com 
Dios
dios es
según mi abuelo
la conciencia
de cada cuál:
eso explicaría
por qué hay
tan poca fe
y tan poca conciencia.
(En Campanas de Etiopía; Ed. Origami, 2015)
Más información sobre Voix Vives Toledo y el programa de actividades en esteenlace. Más información sobre la Antología publicada por Unaria en la web del festival (más arriba) y en la web de la editorial.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...