martes, 26 de enero de 2016

Abrazo y carburador

Anoche tuve un sueño medio entrecortado pero con toda la sensación de totalidad. La primera imagen que recuerdo es estar abrazada al cuello de Gustavo, recién levantados, de pie, abrazo frontal sin verle la cara (quizás hasta no era Gustavo que debe haber más de un negro con el cuello así de abrazable en el planeta). Me sentía refeliz y sentía que él también (siempre yo anotando los sentimientos de él (y criticando hasta mis propios sueños)), decíamos que todo estaba perfecto, por fin. Después venía Magdalena y me decía que para su cumple quería de regalo un carburador nuevo para mi auto. Y ahí sí sé que el hombre con el que estaba era Gustavo porque le iba a preguntar a él porque era para su hija y porque era una parte de auto. Me viene algo como que él estaba lijando una pileta vacía, pero no me acuerdo nada más.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...