miércoles, 27 de enero de 2016

La claridad de Silvana

Siempre le cuento a Sil las palabras textuales que me dicen los personajes que alteran mi cotidianeidad dichosa. Porque ella las escucha diferente y, entre las dos, dejamos de darle vueltas al bocho y nos cagamos de risa.
"No es que hayas logrado no darle bola, es que estás repodrida", me dijo mi amiga hoy.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...