domingo, 3 de enero de 2016

Ese carbón que de pronto combustiona

No es un poema, pensaba en seguir contribuyendo, con Aldo, a la confusión general pero la palabra se va para otro lado. Son unas palabritas como saludo, porque me cuesta la formalidad, sólo por eso.
ahora
la noche se abre y cierra
en su flor ensimismada
es el circulo que inicia y termina
en un mismo
centímetro
en el segundo
no deja de deslizarse desde tus manos
el tiempo
no cesa de gastarte el rostro
sin embargo
contra esa marea incesante
es el amor que se levanta
y logra que bailes y sonrías
siempre es el amor
ese carbón que de pronto combustiona
esa exhalación que pasa y fulgura
y recobra la maravilla de las cosas:
el prodigio que eres
mientras respiras y alguien se descalza
esperando por ti
mientras vuela bajo el día
en su pájaro repleto de existencia
es el amor, siempre
ese caballo enloquecido sobre el fuego
esa piedra que cae y chapotea
un instante
sobre las aguas de tu vida
y te expande más allá de tu centímetro
siempre
el amor
con todas sus naves incendiadas
con el techo y la lumbre
con el espanto de amar y ser amado
el amor
oh el amor
ese prodigio exasperante
esa mano que corta la flor de la noche

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...