domingo, 17 de enero de 2016

De política no

Nunca creí que iba a autocensurarme sobre algún tema en mis comentarios en feis. Siempre lo tomé como un espacio de intercambio y de juego amistoso. Pero desde la campaña presidencial última, el balotage y el inicio de esta presidencia es imposible hablar de política con nadie. Hasta con Magda me he peleado mal porque no quieren oir y están enceguecidos. Gente muy amiga, compañeros muy cercanos, conocidos admirados a los que les quito toda opinión política porque es imposible que no se broten y te enchufen alto discurso cargado de lugares comunes, prejuicios y repeticiones. Los insultos de moda me dan mucha gracia: clasemediero, burgués, traidor a la patria, derechista, oligarca. Ahora está de moda ser negro, grasa, choriplanero, nacional y popular. Unos se enrostran a otros vivir bajo el aire acondicionado y no salir a "la lucha". Docentes que el año pasado y los anteriores vivieron haciendo paro y quejándose de las trampas del gobierno y los gremios en paritarias, ahora descubren que el nuevo gobierno nos va a cagar en el inicio de clases, como siempre. Mejor callarse. Pero me da un poco de culpa: no decir nada es tomar posición: me digo que no es que yo no diga nada sino que me niego al boludeo feisbukeano en este terreno, al tranquilizamiento de conciencias detrás de una pantalla.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...