domingo, 17 de enero de 2016

Ni un hombre más

Me encantó. Muy graciosa. Valeria Bertuccelli es una genia y los otros personajes están muy muy bien también. A partir de una anécdota bastante patética, se siguen sumando enredos, muertos ("Si ya me cargué con dos puedo con cuatro", dice Karla con K que suena distinto si sabés que es con K) y personalidades que muestran la hipocresía de los amores, el poder del dinero, el pelotudeo de la maternidad-paternidad, todo mientras el nabo del prota (el de XXY) escribe sobre las iguanas y sus modos de apareamiento y cría. Aplausos para las monjas finales y la canción de cierre.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...