viernes, 8 de enero de 2016

A un tris de la paz

Me doy cuenta de que me pongo ansiosa cuando quiero atender a tooooooodas las necesidades que yo presupongo en los demás, sean hijes, ex, hermanes, perro, gates, vecines, plantas, lo que sea que uso de excusa para no poder. En cambio me tranquilizo divinamente cuando pienso: "Que vengan a mí, si necesitan/quieren algo conmigo que griten fuerte y lo consigan".

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...