domingo, 3 de enero de 2016

Las complicaciones de la felicidad


Ser feliz es muy complicado: Hay que dejar el culo quieto y no se encuentran temas de qué quejarse.



Ser feliz es muy complicado: Una repitió quinientas veces en una semana el diálogo de Barbie en la escena final de Toy Storie.



Ser feliz es muy complicado: A los clásicos masajes en la nuca hay que sumar masajes en la cara de tanto sonreir para las fotos, para el espejo, hasta dormida.



Ser feliz es muy complicado: Tanto quejarse, tanto quejarse y ¿ahora qué?



Ser feliz es muy complicado: No hay excusas para buscar al Señor Problemas.



Ser feliz es muy complicado: No se necesita nada de ná, el tiempo es enorme y lento, casi se suspende el miedo.



Ser feliz es muy complicado: La gente por la calle es toda linda, viajar en bondi es una experiencia mística y hasta los tilos te felicitan en las esquinas.



Ser feliz es muy complicado: Ni siquiera te molestan los vecinos con sus ruidos a mezcladora de cemento ni sus gritos jugando a la generala.



Ser feliz es muy complicado: No te dan ataques de desesperación y mijita llega de campamento antes aún de haberle mandado ni medio mensajito.



Ser feliz es muy complicado: Escribís como una loca esa historia que tenías postergada desde el 2010.



Ser feliz es muy complicado: Andás por ahí cantando "Aparte de ti y tu boca" en vez de "Si no te hubieras ido".



Ser feliz es muy complicado: Necesitás ya la agenda Vasalissa que te vienen prometiendo para anotar todos tus planes 2016.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...