jueves, 1 de octubre de 2015

Comer, rezar, amar

La deformación profesional me hace llamar a esta peli: Amar, temer y partir. De paso se me acaba de ocurrir qué poética es la elección de estos versos para nuestro paradigma regular de conjugaciones ¿no? Todo un bolero.
La historia está bien, muchos lugares comunes sí, pero también paisajes comunmente hermosos y gente bella que logra ser feliz a pesar de los traumas y escenas lindas e interesantes donde ese cliché se quiebra y vemos al viejo Kaput sin recodar a la viajera que se supone llegó allí cargada del sentido que ella misma encontró en las palabras repetitivas del viejo.
Me gustó. Además creo que ayer hice todo un recorrido de educación sentimental y cura con las 4 pelis que me vi, en este orden: Frankie y Alice (triple personalidad), Comer,rezar, amar (Los placeres), Sin límites (Autogenio y miedo al amor raro), Alice, de Woody Allen (autoengaño y revelación).

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...