miércoles, 14 de octubre de 2015

La humilde enseñanza de la resistencia trava, sudaca, originaria


#NIUNAMENOS

Quién era Amancay Diana Sacayán, la militante trans asesinada

Una las referentes locales del  activismo trans más fuertes, gestora de las leyes de Matrimonio Igualitario, Identidad de Género y hace tan solo un mes, de la Ley de Cupo Laboral Tans. Te contamos quién fue esta luchadora cuya muerte es un golpe para todo el movimiento LGTBIQ.  


“Diana tenía muchas ganas de vivir, de amar. Era mimosa. Siempre decía que era carente de afectos. Tenía humor, frescura, era rebelde y corajuda. Ella, como todas nosotras, abrazó el activismo como un salvavidas. Así encontramos sentido a nuestras miserables vidas”, esto dijo Lohana Berkins, una de sus amigas y compañeras de lucha.
Había nacido en Tucumán y en su rostro y en su energía se veía que era descendiente de diaguitas. De muy pequeña su familia se mudó a Buenos Aires, a la Matanza. Vivió la pobreza en carne propia. A los 17 se hizo cargo de su identidad trans, en ese momento se prostituía para sobrevivir como tantas otras que, al asumir su condición, quedaban excluidas del mercado laboral. Muchos años más tarde iría a pelear junto a la diputada Karina Nazábal en la legislatura de la Provincia de Buenos Aires la Ley de Cupo Laboral Para Personas trans. A ella le preocupaba que la prostitución fuera la salida de supervivencia para el 95 por ciento de la población trans de la Argentina.

Militante del Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (MAL) y del  ILGA (Asociación Internacional de Lesbianas, Gays y Bisexuales), integrante del equipo del Programa de  Diversidad Sexual del INADI, su recorrido político dejó muchas huellas imborrables para el futuro del colectivo LGTBIQ: logró que el Ministerio de Salud Buenos Aires emitiera una resolución para que los hospitales bonaerenses respetaran la identidad autopercibida de las personas trans o travestis y recibió de la propia mano de la presidenta el documento con su propia identidad de género autopercibida. El DNI la nombraba como se sentía: Amancay es el nombre de una flor amarilla propia de América del Sur y Diana es el de la amazona guerrera. Así se la veía en las fotos, posando con flores en la cabeza o gritando y batallando en la legislatura y en la calle.




El carnet de periodista lo recibió con el nuevo nombre, el elegido. Además de la militancia, esa fue su profesión. Escribió para “El Teje”, el primer periódico trans que salió a la calle en toda Latinoamérica y para el Suplemento Soy de Página/12. Colaboró en “La gesta del Nombre propio” y “Cumbia, competeos y lagrimas” (informes sobre la situación de vida de las personas  travestís, transexuales y transgenero (2006 y 2008 respectivamente).
Pero Diana ya había sufrido violencia antes, muchas veces. En horas previas al debate de la Ley por el Cupo Laboral Trans, ella tomó el tren a La Plata y fue insultada por un hombre por su condición de travesti. Denunció que no solo no la defendieron, sino que fue golpeada y detenida por agentes de la Policía Metropolitana. Si alguien le gritaba o la insultaba ella respondía, según cuentan sus amigas, Diana no perdonaba una, no se callaba nada. Dijo en su Twitter el 26 de agosto: “Una senadora me mandó a callar la boca. Es como pedir milanesas de faizan. Cupo laboral trans ya".  
Su asesinato dejó en vilo a la comunidad LGTBIQ. Fuentes policiales informaron a la agencia Télam que su cuerpo fue encontrado muerto con heridas de arma blanca. Amancay Diana Sacayán se había comprometido a asistir al 30 Encuentro Nacional de Mujeres, pero nunca pudo llegar. Mariela Belski, Directora Ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina, manifestó en un comunicado: “Es imperioso que el Estado diseñe e implemente una política integral para prevenir, investigar y sancionar la violencia contra las mujeres. Es escandaloso que aún se encuentre pendiente de ejecución, el Plan Nacional Integral de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres dispuesto por ley. Este Plan de Acción constituye una herramienta clave para articular políticas integrales, en los distintos niveles del Estado y a lo largo del territorio nacional”. 
Su crimen está enmarcado en la lucha de #NiUnaMenos, también integra la lista de los travesticidios invisibilizados todos los días. Declaraba hace pocos días en Radio Arinfo: “Esta situación me preocupa y me da una gran tristeza. A esta altura del avance y de la conquista de derechos, se está empezando a enrarecer al clima y hay gente que quiere embarrar la cancha". 

“Cuando yo me vaya
Cuando yo me vaya no quiero gente de luto. Quiero muchos colores, bebidas y abundante comida; Esa que de niñ* me hacia falta.
Cuando yo me vaya no aceptare críticas; mas razonable y serio seria que me las hagan en vidaCuando yo me vaya desearía una montaña de flores… Esa que l*s mil amores por los que he sufrido nunca supieron regalármelas
Cuando yo me vaya no quiero farsantes en mi despedida; quiero a mis travas queridas, a mi barrio lumpen a mis herman*s de la calle, de la vida y de la lucha..
Cuando yo me vaya se que en algunas cuantas conciencias abre dejado la humilde enseñanza de la resistencia trava, sudaca, originaria."
Amancay Diana Sacayán, domingo 11 de mayo de 2014.


Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...