sábado, 10 de octubre de 2015

El César tiene los micrófonos, pero el poeta tiene la palabra

TODO ES MÍO EN EL SENTIDO EN QUE NADA ME PERTENECE

GONZALO ARANGO


Providencia


NO DEBE SER UN PRIVILEGIO
PARA LOS QUE ENTIENDEN
SINO UNA REALIDAD PARA TODOS
Providencia
no es palabra que cierra;
es palabra que abre lo que encierra,
que libera.
Es pala
que hunde hondo
la semilla en la tierra.
Del subfondo
nacerá el mundo
que salvará del destierro
a los condenados de la Tierra.
* * *
Fuego en el altar
Están ciegos y no quieren ver,
están sordos y no quieren oír;
están en oscuridad y no quieren creer,
están muertos y no quieren vivir.
Estamos oprimidos sin libertad,
estamos perdidos sin camino;
estamos solos sin amistad,
desorientados sin destino.
¡Hermanos: despertad, despertad,
hay un camino hacia la luz!
Hay un camino a la libertad,
es la esperanza de la luz.
¡Hermanos: buscad, buscad,
hay una luz que brilla más que el oro!
Es el amor puro, la felicidad,
es Jesús que nos guía hacia el tesoro.
* * *
Adangelios
El Hombre Nuevo no nace desde afuera,
                                sino desde adentro.
El camino de la verdad se enseña
                                siendo uno mismo la verdad.
No hay otro método.
                                Lo mismo con la libertad.
Es que es esclavo de una ideología
                                no puede liberar;
a lo sumo cautivar adeptos, reclutar,
convertir hombres en masa mística o guerrera;
                                sansonismo dominador.
El hombre nuevo no surge por decreto de Estado.
Tiene que nacer de cada uno. ¿Cómo?
Haciendo sacrificios del ego,
                                matando al hombre viejo
                                         que impide el renacimiento.
Recuerden: sin muerte no hay resurrección.
El hombre nuevo que se pretende engendrar desde el Estado
                                es un aborto, pedúnculo de poder.
César sólo puede engendrar cesaritos.
Cristo es la UNICA ESPERANZA del hombre Nuevo.
Porque El es el Camino, la Verdad y la Vida.
* * *
Santo y seña
La que viene es una guerra santa interior contra los ateísmos altaneros del materialismo.
Haremos de los estadios catacumbas, y de los rascacielos hogueras.
Las trincheras y los calvarios serán de amor, acendrado ascetismo y fuego purificador.
Borraremos las fronteras con el aliento amoroso de los caminantes.
Desaparecerán las patrias para que nazcan los edenes.
No hay afán, tenemos paciencia. Cabalgamos conscientes la tortuga de la evolución.
No tememos los sacrificios que demande la Redención, los pagaremos todos. No es cuestión de victoria sino de conciencia.
No habrá vencidos en la batalla; serán triunfantes los que quieran.
Evacuaremos las ciudades en busca de la soledad florida y la caricia de la naturaleza madre.
La libertad es nuestra identidad y nuestra unión; el amor el santo y seña para ingresar a la Fiesta.
Devolveremos la Tierra a su único dueño: ¡Dios!
Los hombres serán apenas los honrosos peones de su Redención, que disfrutarán los frutos de su propio trabajo, sin explotar a nadie; sin carencia y sin abundancia.
Terminarán las servidumbres odiosas.
El silencio nos restituirá la palabra que oficiará el sacramento de la comunicación perfecta.
Al fin seremos astronautas de Dios, moradores del astro de la trascendencia.
La naturaleza nos alimentará, madre de los frutos y los vientres fecundo.
La fe derramará sobre nuestra sed el maná del cielo.
Gestaremos entre todos la Nueva Era.
Daremos a luz las auroras de la conciencia.
Festejaremos la resurrección de la vida en la Tierra.
Salir de la Sociedad Anónima es hacer imposible la guerra atómica. Ésa es la única salida.
Los generales no podrán arrojar la Bomba sobre un edén de niños que danzan de adoración al Sol.
Todo ciudadano que depende de Sistemas, es militante de guerra: por la razón o la fuerza.
* * *
Amor y misericordia
Amor y misericordia a todos mientras
llega la justicia divina del Apocalipsis.
Cada moneda de dominio es moneda
de traición a Cristo y está manchada
de sangre y maldita, y será cuerpo
de delito para el castigo, causante de desolación y ruina.
Todos los ricos son Judas que aún
están por ahorcarse, desesperados
y arrepentidos.
Amor y misericordia a los miserables
explotadores que están pecando
contra Dios en el hombre.
Amor y misericordia a los
inconscientes opresores y a los pobres
oprimidos en su doble dolor,
y compadeceos los unos a los otros
para que llegue la hora de la justicia
salvadora que habrá de rescataros
del mundo abyecto de los condenados,
una vez purificados en el lodo
y el sufrimiento que da a luz el Génesis
de la conciencia, ¡sol del espíritu!
porque todos, sobre todo los poderosos,
estáis fornicando contra el espíritu
en la lucha a muerte por la posesión
de los bienes materiales
que estáis usando mal en la explotación
del hombre y la prostitución de la vida,
desarmonizando la Tierra
y desatando su ruina.
* * *
Apocalipsis
El César tiene los micrófonos,
pero el poeta tiene la palabra.
Que bramen las trompetas silenciosas
del Apocalipsis.
Que los profetas aúllen.
Que las máquinas de horror
se destruyan a dentelladas de hierro
entre sí.
Que las hordas de guerra bárbara
se exterminen con frenesí dantesco,
y los cohetes atómicos se embistan
con militar desprecio matemático.
Oh tecnicidio de espanto, internacional
magnicidio: ¡ay de mi Angelita!
* * *
Paraíso en la mente
Si llevas el paraíso en la mente,
lo verás en la gente, los pájaros, las fuentes,
los árboles y las piedras del camino.
¡Fraternidad viviente!
Todo revestido de un nuevo esplendor,
como tocado por la Luz Divina.
Todo como recién salido de los crisoles
misteriosos de la Creación.
Todo existiendo en armonía de fidelidad al SER.
El Génesis en perpetua gestación perfecta:
lo pasado, lo presente, y el después.
Visión profética en el ancestro de nuestra
condición edénica.
* * *
Mi resurrección
Para Angelita y yo
                   todos los días son de fiesta;
las mañanas, tesoros de pájaros y flores
                   que celebran el sol, la eternidad.
Es hermoso ver saltar en el tejado
                   los pájaros radiantes
                   picotear su pan desmigajado;
oír sus trinos matinales
                   de adoración al Padre Sol,
                   a la Madre Tierra generosa,
de amores musicales,
sinfonías de silencio, gorjeos clamorosos;
                   en la savia del sietecueros
morado de milagros que moran en sus ramas
                   florecidas y vibrantes
                   de colores armonías y
                   nidos de flores encantados.
Mi amada y yo nos sentimos felices, jubilosos
            con su vuelo de rayos,
                   raudal de plumas luminosas;
cantos amorosos a la Naturaleza Madre,
                   tesoro virgen y clave de la Vida,
            la indecible Vida.
* * *
Soledad
Cuando uno cede en su alma
deja de ser uno
para ser como la masa.
Ceder es dejar de ser.
La soledad más insufrible
                  es la sociedad;
incomunicación de las almas
que van marchitando la carne.
* * *
No matar
La realidad del universo
es el misterio.
Lo que existe es necesario.
No mates ningún ser
ni inocente ni monstruo;
todo animal eres tú mismo
en evolución de ser.
* * *
Manos unidas
Una mano
más una mano
no son dos manos;
Son manos unidas.
Une tu mano
a nuestras manos
para que el mundo no esté
en pocas manos
sino en todas las manos.
* * *
El tesoro
Si buscas el tesoro y lo encuentras
facilito, es un pobre tesoro.
Si renuncias a encontrarlo porque
está muy profundo, no mereces el tesoro.
Si lo buscas con amor y sacrificio,
tu esfuerzo es oro, aunque no encuentres
el tesoro.
* * *
Oración
Padre, bendícenos.
Que siempre te seamos fieles
como el pie al paso,
como el paso al camino,
y como el camino hacia Ti
en pensamiento, palabra y obra.
* * *
Epílogo
Que tu ejemplo sea guía en ese camino solitario
de salvación, por donde hoy sólo transita la
Esperanza y un puñado de heroicos caminantes que
han descubierto el valor de la Vida, de la Libertad,
de la Conciencia, esa mina infinita de posibilidades
que apenas empezamos a descubrir en nosotros.
Gonzalo Arango

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...