domingo, 25 de octubre de 2015

Beethoven: La amada inmortal

Me gustó pero no me mató. No te cuento mucho porque está armada como intriga para descubrir quién es la amada. Impresionante la relación con su propio padre y luego con su sobrino y el modo en que la música se vuelve una obligación de ser niño prodigio. Muy impactante la representación de su sordera y la desesperación de perder su propia música.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...