viernes, 2 de octubre de 2015

Lentejuelas grandes como platos de café

"El problema no era solamente gay. El problema lo tenían las chicas que se vestían de manera excéntrica. Recuerdo una fabulosa Dalila Puzzovio con una peluca enorme de tul que le caía hasta el piso, con lentejuelas grandes como platos de café, un vestido de escamas... Salimos de la fiesta y en el ascensor se transformó: se sacó la peluca, la guardó en una canasta, se puso un impermeable, un pañuelito, se cambió los zapatos y salió una señora normal. Teníamos todos el mismo problema, globalmente."




Alfredo Arias en http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/soy/1-2000-2011-06-13.html

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...