viernes, 11 de diciembre de 2015

Estoy convicto, amor, estoy confeso

Te me mueres de casta y de sencilla:
estoy convicto, amor, estoy confeso
de que, raptor intrépido de un beso,
yo te libé la flor de la mejilla.
Yo te libé la flor de la mejilla,
y desde aquella gloria, aquel suceso,
tu mejilla, de escrúpulo y de peso,
se te cae deshojada y amarilla.
El fantasma del beso delincuente
el pómulo te tiene perseguido,
cada vez más patente, negro y grande.
Y sin dormir estás, celosamente,
vigilando mi boca ¡con qué cuido!
para que no se vicie y se desmande.




---Miguel Hernández---
<El rayo que no cesa>

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...