jueves, 31 de diciembre de 2015

Todo lo mío se destruye al lado tuyo

Verdad mortal: ni yo quiero aceptarla. Durante todo este año has despreciado desde mi perro hasta mis poemas, te has peleado con nuestros hijos y ensuciado lo que yo creía más sagrado. ¿Para qué más?

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...