lunes, 21 de diciembre de 2015

Los trapos y los cuerpos

Una amiga me comparó con Frida Kalho cuando me quebré. No le vi mucho la gracia, yo que apenas me asomo a la vida y a la obra de Frida con un vértigo atroz y que sentía ese dolor insoportable de los huesos.
Claro: llevar un vestido o una cartera o un pin con su onda es otra cosa. No me gusta esa división de bienes: ella el vestido, yo los huesos rotos.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...