jueves, 31 de diciembre de 2015

Everything must go

Buena comedia. No muy recordable pero bien. El prota fracasado que vende todo en la vereda, la vecina embarazada (y mi reflexiones sobre qué es y qué no es estar en pareja), el niño amigo que se la banca.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...