domingo, 27 de diciembre de 2015

El tiempo se estiró como un escueto pez

ESPERANDO QUE NIEVE EN ITABO, MATANZAS



MACIAL GALA



La noche cabalga
nuestras sombras,
aquellas que abandonamos en nuestras casas
para venir a contemplar como cae la nieve.
En Itabo, Matanzas.
el tiempo se estiró como un escueto pez
y luego dijo:
la noche y yo somos los únicos que logramos tocar
en el tambor del aire
Y al volver
la casa ya no nos esperaba
y tú habías muerto de esa muerte leve de los gorriones,
que apenas se deja pronunciar
porque no es una muerte en serio,
sólo una manera de quedarse callado.
Esperarás que nieve en Itabo Matanzas
al asomarte a la puerta
oirás el rumor de tu propio entierro:
¿No lo sabías?
Ayer murió el último cubano,
Una fiebre alta lo condujo a la tumba
Nevaba tanto como en aquel conocido entierro de Mozart
O en el de Edgar Allan Poe no menos célebre,
Por eso no fue casi gente,
Ese rumor que escuchas es el de los gorriones
Lloran por el último cubano,
Querrás decir algo entonces,
Querrás decir aquí estoy
¿pero para qué
Si en Itabo Matanzas nieva ya para dentro
para el sueño.




tOMADO de http://www.isliada.org/poesia/2012/12/esperando-que-nieve-en-itabo/#comment-515

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...