viernes, 11 de diciembre de 2015

Cuando te oigo llegar flotando en mis humores

Lucy


Por los cincuenta y dos huesos de tu esqueleto
y por tus diecinueve mayos en la sabana
dejo el fósil de mí mismo en este soneto:
tan insondablemente lejos y tan arcana

y más antigua que el cotorreo indiscreto
de dioses y de tríadas, cómo te oigo cercana.
De antemano todo ese rumor era obsoleto.
Mucho antes que Afrodita saliste a la mañana.

Lucy en la tierra con enigmas y pesares,
el estúpido sol que hoy calienta a tus pares
ya venía a abrigarse dócil en tu regazo.

De un gesto aparto dioses, mundos y emperadores,
cuando te oigo llegar flotando en mis humores
para la eternidad muda de nuestro abrazo.



Juan José Saer

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...