miércoles, 16 de diciembre de 2015

A veces no sé quién me falta, a veces sí

De repente me agarran ataques de tristeza. No sé por qué ni cuánto duran (unos minutos, tres horas a lo sumo). Tengo los mismos ataques de alegría. Ya no trato de predecirlos ni encausarlos.

Ahora miro Canal Encuentro y extraño a mi papá. Hablan de Fellini y de Bergman, nombran a Mássima y a Chinechitá y estoy segura de que es algo que solamente podría ver con mi papá.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...