viernes, 13 de enero de 2017

Quiero recuperarme empolvarme con qué mística inventada escribir una poesía rebosante de “oh”


Instrucciones para armar un nido

by Horneros


#blancoalgoritmo 00:51 / 04:09


  • Includes unlimited streaming via the free Bandcamp app, plus high-quality download in MP3, FLAC and more.

      $1 USD  or more

     


1.
 04:48
Poesía de Tomi Boasso! 

Este río es el que baja
Contento
que se reencuentren los caminos,
es para decirte que tuvimos
en medio una rotonda


El cuerpo acuático, en su mayoría líquida
funciona hervido pero nunca seco Esta planta
que acá tengo me señala: forma de una mano su forma:
no está seca ni aun cuando parezca


Si pudiera elegir
decir algo diría:
la vida es un hueco


Este pucho que me chupo
no podrá volver a casa, me lo llevo
Esta perra que ganamos
de la terraza en la que andaba “flaca”
está acá, con unas mantas


¡Cuántas hojas que la orquestan
a la enredadera que cae vecina
y asomada nos conquista?


Desde afuera no se ve ya la ventana
y de adentro no el patio
pero entra una luz verde
en las mañanas extrañas…


No me enseñaron, hubiera sido importante
en la escuela aprender a pasear perros
tuve que aprender teniendo perros
pero igual nunca aprendí
aunque avance con los días, de un saque la entorpezco
y las perras si se alteran es porque yo lo trasmití


Pero sí veo con claridad
que después de la lluvia larga
salió un sol seco
ya no hace calor ni fresco
y el camino que lleva a casa ensancha
el mar del boulevard Francia


Las hojas caídas de los árboles
doradas se achicharran
y las viejas
amontonan : -Quedan verdes que se vuelven rojas!


La
melodía rema con motivos
no tanto con patrones, la pérdida
da proyección a los pensamientos Hoy anduve
todo el día por los techos, para ver si nuestro gato
de manto negro y collar verde
se mandó sin saber por ahí… y en esta búsqueda afligida
salto hacia las casas vecinas
camino los techos linderos
los de atrás tienen pileta
y al costado casa en el árbol
las chapas están flojas en el galpón de al lado
Satanás! llamamos Satanás!
... Negrito! pero no aparece,
sigo por ladrillos
flojos que se despolvan
quedo agazapado un rato Atardece
los pájaros alegres se devuelven
los nocturnos florecen, cantan diverso
la noche oscurece el canto,
serena luna media hacia el oeste
largo me la quedo mirando
cómo achica su globo cuando asciende
y por los tanques buscando voy el punto de agua más alto
por donde vine que bajé es difícil ahora subir
dos perros ladran, no los veo
una música me alcanza, trepo
un árbol, una rata, la persigo, se me escapa!
la vista ensancha los oídos agudizan
-Satanás! ... Negrito! Este hilo
nunca se desata, nos une para siempre
no lo vemos pero existe
lleva a casa, y a la vuelta cuando vuelvas
mitifiquemos
para entender mejor el mundo:
todos tenemos distracciones
o caemos.
. .
. .
.
Después del cuarto día con Candela le tocamos
timbre todas a las puertas de la manzana entera
sirvió también para conocer a los que viven
bajo esos techos, sobre quiénes caminamos
quiénes a uno lo escuchan gritar por la noche
-Satanás! … Negrito! Se nos quedaban
contando las historias de sus propios animales perdidos.


Y
hasta que de nuevo subo al techo cuando veo que lo veo
Mira como un búho Deduzco
qué casa sería y por dónde se entraría
Le grito que ahí voy, que me espere!
Cazo la mochila al vuelo y salgo de casa, toco el timbre
y el señor que me atiende me dice que el gato que vi
es el gato también negro
de la maestra que vive al lado...
entonces vuelvo
a casa con la mochila vacía
el pecho que me arde, cantando
mentalmente una zamba
triste del Chivo Valladares.

2.
 04:16
Camino al Cedral - Caro Musa

No oigo las campanas
no adivino el agua ni los pájaros
camino al Cedral
una capa espesa de tierra
reposa sobre los árboles, los ranchos
bajo el sol
mismo de la calle asfaltada
una chica chupa una naranja
se queda
como una postal en la sien chupando una naranja
sentada sobre un tronco enorme atrapado
por los dientes de otra motosierra, verás
dicen que esta polvareda engaña los ojos
que los días de lluvia reverdece,
que no logran hacer justicia los verdes de la paleta
tres
niñitos trepados en tres ruedas de cemento tiradas en la zanja donde
vine también a recoger totoras para trenzar y tampoco
había llovido y esta resequedad este polvo apuraba grietas en la cara hoy no,
hoy discurre plácido caluroso detrás del vidrio
y
escucho el discurso aletargado rumiante sobre
los nuevos propietarios y
los nuevos asentamientos y
los nuevos horizontes simétricos del
progreso
camino al Cedral
quiero recuperarme empolvarme con qué mística inventada
escribir una poesía rebosante de “oh”
cantar a la memoria de don Antonio Olivares -que guardaba
sus poemas en una bolsita-
un salmo henchido de palabras gloriosas, mentir
que lo que veo no es
lo que veo no es lo que veo no es lo que veo tablas
clavadas con ancestral tristeza unas a otras tristemente al suelo triste así lo hacen así
entran y clavan cuatro tablas y vigilan el terreno día y noche y la propiedad
se esfuma desaparece aparece como soplo, dos perros, cuatros perros se escupen
polvo sobre los lomos detrás
del chango que fumiga soja, naranjales, bananos
ejércitos ordenados de pinos aquí
¿pinos aquí? reforestados foráneos y allá piletas
de agua limpísima, simulacros
de una felicidad artificial impuesta como un yugo
a la tierrita que duele
camino al Cedral.

3.
 04:05
Texto: Teleféricos - Problema de Cuestas - Francisco Sanguineti
Música: BiciSendas - Galuppo
Arte: BiciSendas

Teleféricos - Problema de Cuestas - Francisco Sanguineti

El frío hace que levantarse cueste más. La inflación hace que los tomates cuesten más. Los teleféricos hacen que las cuestas cuesten menos. Debería haber un teleférico entre mi cama y el baño, entre la olla y los tomates.

A veces hacen falta teleféricos para adentro, que pasen la saliva por la garganta y la comida por el estómago. Un teleférico que te ponga de pie, de adentro para fuera, y que te camine, te abra una sonrisa.

Un teleférico para decirle al verdulero: “Dos kilos de papas y media docena de huevos”

Y que te levante la cabeza en el camino de vuelta, que le sonría a la chica del quinto B, y que siga para arriba cuando el ascensor para.

Un teleférico para adentro que se pueda comprar a cualquier kiosquero: —¿Qué pasa amigo? ¿anda con problemas de cuestas? Este es buenísimo, pruébelo y después me cuenta.

Un teleférico para que al final del día te saque de ese lugar donde todo da vueltas y te lleve a un buen sueño.

4.
Poemas y Voz: Pilar Almagro Paz y Francis 

I

se ha trazado un surco
entre la playa mansa y mi casa
entre mi casa y el bar
entre el bar y la orilla de la playa brava
lo dibujo en el mapa de la zona
son dos arcos que parecen una boca
camino dibujando y si vuelvo al pueblo
con pequeños saltos marco huecos
me arrastro, quiero dejar toda la isla en un garabato
asegurarme de haber recorrido
esta casa que no figura en los mapas.

II

lo mejor de no saber es
no saber

sin levantar la vista, al costado
un hombre desnudo hace el saludo al sol
si mira lo miro
parece que no hay nadie

lo mejor de no saber
es que el miedo no son pasos
el miedo es agua de mar

llegar y encontrar algas verdes y
amarillas sobre piedras
donde el agua pasa y
recorre no se asienta y
el viento llega solo, en enero
por la tarde

todo se cruza
la ruta
una familia en el auto rural
me acerca a la estación

(no traje mis ojos
cómo lamento no haberlos traído)

explicar no
el éxtasis de esta soledad
un viaje corto de vuelta al hogar
esa casa que no es mía, no adorné
ni elegí, es enero
la lámpara mantiene su bronce oxidado

él está sentado
sonríe papas hervidas
agradece caviar

creo que pude extrañarlo en la tarde
al dormir la siesta y en el sueño
la noche y el tiempo
pensé: no
no tanto
pone cara de: te hice café
preparo polenta y le escondo sorpresas

vos
sos una mujer que prepara té de manzanilla
vos
en algún momento sos un hombre
que ofrece compartir un durazno
y creemos que es verano
pero no sabemos bien qué día

y lo mejor de no saber
es no saber.

III

tenía una idea acerca de perder
esperaba, suponía, que perder
era decir ya no estás
y puedo
pero no pude
y perder fue
lo más parecido a salir del mar
una tarde
la última tarde
del último día de vacaciones.

5.
Texto: Salgo del Super Chino - Jona Santos
Música: BiciSendas - Galuppo - Micho
Arte: BiciSendas - Galuppo

SALGO DEL SUPER CHINO
con una cerveza de litro que fui a comprar sin envase,
por eso la china me cobro cinco pesos más
y me paso un papelito con dos ideogramas.

Yo sentía que si tomaba la cerveza
ahí nomás fondo blanco en la esquina,
no iba a devolverles el envase con el vale,
porque son nada más que cinco pesos a cambio
de verdadera caligrafía oriental.

En el cajón de los cubiertos todavía guardo
el papel con los dos ideogramas,
mirándolos una suerte de revelación se me aparece
sobre lo que significa
rigor y levedad.

La mayoría del tiempo abro y cierro
el cajón
- Tu brazo es ahora el brazo de un tirador con arco
que a la manera del junco de un río,
comprimido, flexible
se mueve con ligereza y concisión -
y no pasa mucho más que abrir y cerrar
el cajón...

Los colores van a virar, ya lo sé, año tras año,
de blanco a pajizo, al amarillo dorado,
después ambarino hasta ser orcre
encendiéndose a oliva.
Del gualdo al malva
gris inclinado a rojizo,
al fin rojo...

Yeites profundos,
los trucos de mi espíritu
se van a achinar un poco,
como todo lo que envejece
y el brazo sin duda se fortalecerá.
Aunque esos no son
los efectos más aparentes
de guardar en el cajón
de los cubiertos un papel
con dos ideogramas chinos.

6.
Texto: Voy Tranquila - Daiana Henderson
Música: BiciSendas - Galuppo - Micho
Arte: BiciSendas - Galuppo

7.
 04:46
Texto: Alguaciles - Manuel Podestá
Música: BiciSendas - Galuppo - Micho
Arte: BiciSendas - Galuppo

Alguaciles

Los alguaciles también forman parte de la evolución.
La evolución es un hecho, no es una teoría. Ocurre realmente.
Hace 4.500 millones de años
relámpagos y rayos solares ultravioletas
descompusieron moléculas orgánicas zarpadas de hidrógeno.
Desde la atmósfera, cayeron los fragmentos
y se recombinaron espontáneamente
formando organismos muy flasheros.
No sos simplemente una promotora de carreras de autos:
sos un conjunto de átomos increíblemente sensual.
Algún día te voy a explicar que los cometas
caídos sobre la tierra hace 65 millones de años
trajeron la muerte de los dinosaurios
y la vida y la obra de nosotros.

8.
Texto: Julian Bejarano
Música: BiciSendas - Micho
Arte: BiciSendas

A una adolescente pobre que vuelve sola de la disco

Es obvio que venís de la disco.
Anoche fuiste Deneb dando giros
en el centro de la pista y ahora
no sos más que una supernova
un tanto apagada, entre el amanecer
podrido de más allá de la ventanilla
del colectivo.
Seguramente, durante la madrugada,
fuiste un objeto recurrente
para manos un tanto tercas,
con ideas fijas.
Ahora que el rouge se corre
y da un aspecto mañanero y desprolijo,
pensás en los besos zarpados que recibiste
y un poco sonreís para adentro.
Tal vez no lo sepas pero la intoxicación
con alcohol de anoche te subirá
a la cabeza más tarde, cuando despiertes
y al tiempo de orinar en el baño, vayas
armando el rompecabezas de las escenas
de la noche anterior.
Finalmente vas a sacarte las medias
y después el pantalón, pero antes
de acostarte, vas a recordar algo, entonces
vas a ir semidesnuda en puntas de pies
hasta la cocina para tomar un vaso de agua.

I am just a lonely dancer
just waiting at the bus stop
I don't know which way I'm going
shit, I am coming back
just tell me where are you going
just tell me where you're at
don't know where I am going
shit, I am coming back again

Just a lonely dancer won't go far
I feel like jumping from this bus right now
getting high
getting low
getting anywhere but back
I know I am far far
from the place where I DO belong
Do I know? Yes, I know
getting high
getting low
getting anywhere but back

9.
El descubrimiento de la mañana

Hoy me levanté re temprano y dije: esta cama es sagrada, descansé re bien. Me paré y caminé inmediatamente despabilado hasta la cocinita con la idea de calentar agua para el primer mate de la mañana y miré bien la pava y no sé, brillaba, pero al mismo tiempo tenía unas manchas de tizne de las veces que la llevé a la isla y la calenté arriba de un fuego, así que pensé: esta pava también es sagrada. Entonces quise poner agua, que es sagrada de por sí, en la pava sagrada y cuando estaba por abrir la canilla dije: pará, esta canilla es sagrada, la abrís y sale agua sagrada, la cerrás y deja de salir. O sea, giras para un lado, sale, girás para el otro, deja de salir. Probé eso un par de veces y funcionaba. Así que giré la canilla sagrada para un lado y el agua sagrada empezó a llenar la pava sagrada y giré la canilla sagrada para el otro y el agua sagrada dejó de salir. Recorrí con cuidado los centímetros que hay desde la canilla sagrada hasta las hornallas asegurándome de no zarandear mi pava sagrada para que el agua sagrada no se volcara y cuando deposité la pava vi el anafe, el flexible que salía del anafe, la instalación, la llave de paso, los caños de termofusión amarillos y no pude evitar pensar en el complicadísimo tendido de gas de la ciudad, en los hombres y mujeres que idearon y los hombres y mujeres que materializaron todo eso; y dije: esta hornalla es sagrada, y además, como hace unos meses se llevaron el medidor para revisarlo y nunca más lo trajeron y no pago nada, el gas también es sagrado. Así que rolé mi encendedor, que es sagrado de por sí, para hacer fuego, que es sagrado de por sí, y en un movimiento de coordinación extrema abrí casi al mismo tiempo la hornalla sagrada cosa que empezara a salir el gas sagrado y listo: tenía un fuego sagrado calentando el agua sagrada de mi pava sagrada. Todo esto me llenó de determinación y dije: voy a armar la cama. Pero cuando encaraba para la pieza vi que desde la ventana entraba la primera luz del día. La claridad se desparramaba para todos lados, iba y venía de cada cosa y pegaba en los ojos con colores que un rato antes no estaban ahí. Así que frené en seco y dije: esta luz es sagrada. Abrí la ventana y entró el aire, que es sagrado de por sí, pero no solamente eso: con el aire entró el olor del jazmín de leche de la casa de al lado. Pensé en mi vecino regando cada día el jazmín, en el chorro de agua sagrada que desde su manguera bicolor cae cada día sobre la tierra sagrada de por sí de su cantero, en las gotas que quedan un segundo sobre una hoja y caen, en las que no caen y reflejan todo el patio y pensé: este jazmín de leche es sagrado, y también es sagrado mi vecino, que riega cada día este jazmín.Entonces dejé que la cama sagrada y sin armar se oreara con el aire sagrado que entraba con olor a jazmín sagrado por la ventana y volví a la cocinita con la idea de controlar el agua sagrada, que agitada adentro de la pava sagrada y por la acción del fuego sagrado podía llegar a hervir.
No, estaba bien, justa. Así que agarré mi mate, que es sagrado de por sí, lo llené en tres cuartos de su capacidad con yerba, que es sagrada de por sí, lo tapé con la mano, lo di vuelta, lo incliné, etc., etc. y delicadamente vertí agua sagrada desde la pava sagrada en su interior. Ya fue, pensé, me llevo la pava a la cama y me tiro a tomar unos mates sagrados; respiro el aire sagrado olor a jazmín sagrado y escucho la radio que escucha el vecino sagrado atrás de la medianera. Joya, pensé. Entonces fui para la pieza, me senté, me acomodé, me cebé un mate, y yo sé que la esperanza es el peor de los males, pero cuando vi por la ventana cómo le había crecido la barba a M que recién se levantaba y salía a estirarse al patio, no pude evitar sentir esperanza. Esa barba significaba mucho para él. Me di cuenta que detrás de esa barba había una interminable ristra de experiencias, expectativas,errores: esa barba era sagrada. Y pensé: desde hoy me dejo crecer una barba sagrada. Todo esto me llenó aún más de determinación y dije: tengo que corregir las pruebas de la EEMPA, la EEMPA es sagrada. Entonces obedecí a un impulso y pegué media vuelta y entré en Internet, sagrada de por sí, a buscar información del edificio de la EEMPA sagrada en el sagrado registro catastral. Y enseguida brillaba ante mí en la pantalla sagrada el único plano de mensura inscripto, que databa de mayo del año de 1940 y se había labrado en ocasión de que Virginia Luisa Cogorno de Martini decidiera vender el inmueble sagrado a Juan Flanegan. Luisa Cogorno, según estudios genealógicos que consulté online, resultó ser suegra de una descendiente directa de Pedro Urraco 'El Viejo', alcalde de la Santa Hermandad del Rosario entre 1751 y 1756, cuando estas calles sagradas no cruzaban todavía esta tierra sagrada de por sí. Zarpado, pensé. Este dato es sagrado, tengo que corregir las pruebas de la EEMPA sagrada pase lo que pase, pensé. Así que me paré sosteniendo la pava sagrada con toda la intención de acercarme a la ventana para que me pegara la luz sagrada y cebarme un último mate sagrado oliendo el aire sagrado sabor jazmín sagrado y mirando a M enroscarse la barba sagrada parado en el medio del patio, pero entonces vi el recibo de la Tasa General de Inmuebles arriba de la mesa y dije: pará, capaz que con fondos recaudados con impuestos como este construyeron la red sagrada de gas sagrado que hizo posible que yo me armara este mate sagrado. Este impuesto es sagrado, tengo que pagarlo, pensé, este impuesto es sagrado. Entonces sentí que mi barba sagrada empezaba a crecer. Gracias, barba, pensé; gracias, TGI, crecimiento, gracias.

10.
 05:12
Poesía de Alojz Ihan! 

Comedero de pájaros

En invierno pones en el jardín un comedero
de pájaros y observas que lo atiborran sólo
los grandes y los fuertes, que a los más débiles
no los dejan ni acercarse. Así que pones
en el comedero más alimento, para que haya bastante
para todos, pero los pájaros chicos siguen
hambreando, caen en la nieve y mueren.
Luego haces más comederos, pero los grandes
pájaros se reparten uno para cada uno y
ahuyentan a los pájaros chicos. Eso te enfurece
y cada vez que ves un pájaro grande, intentas
ahuyentarlo, pero primero salen volando los pájaros chicos
asustados, y luego toma más tiempo
que se atrevan a volver. Al final
harto de todo, tomas una escopeta y
empiezas a dispararles a los pájaros grandes. Pronto
no hay más, pero los intermedios se vuelven malignos;
los comederos van quedando vacíos, los pájaros
los evitan, te parece
que no hay vuelta atrás. Un buen día
recuerdas que al fin y al cabo sólo
querías alimentar a los pájaros.

11.
Daniel Durand - Poema 

Yo escribí una cosa que se llama poema
para Elida, porque me enamore de ella,
y lo escondi arriba del ropero;
despues me fui en la bicicleta y lo tire
por el ferrocarril, para que nadie se entere
que me gusta
la poesia
y Elida


credits

released April 8, 2015

tags

license

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...