lunes, 11 de julio de 2016

Milena gatea

Ayer estábamos acá en casa estudiando con Julián para un parcial y mientras chusmeábamos el face y nos aguantábamos que Belu, desde su casa, nos cargara con que tenemos menos estudio que vicio. A rato le llega a Ju un video con la voz emocionada de la madre que mira a su hija alejarse de los almohadones de colores y ganar piso de cocina hasta la pieza.
Qué maravilla ser testigo deslumbrada de la alegría del padre y de la madre y de los descubrimientos de la hija.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...