viernes, 8 de julio de 2016

Juan Lagarto

La vuelta al país de Copi, el argentino exiliado de todo

El autor, que vivió en Francia, recibe un muy justo homenaje en el CCK
LA NACION
VIERNES 08 DE JULIO DE 2016
Foto: AFP / Georges Kelaïdites/Roger-Viollet
Mientras en el CCK se desarrollan las muestras simultáneas de homenaje a Jorge Luis Borges -algunas pirotécnicas, otras atractivas, alguna que otra de una solemnidad pasmosa-, el espacio cultural inaugurado en 2015 reserva en el subsuelo una muestra "de cámara" que rinde tributo a Copi (seudónimo de Raúl Damonte Botana), nacido en Buenos Aires en 1939. En 1962, Copi se exilió en París, donde murió, en 1987. Dejó una obra inigualable en español y en francés, que en Hispanoamérica editaron Anagrama y El Cuenco de Plata. Recientemente, este último sello publicó Teatro 4, que incluye, entre otras obras, La copa del mundo y Cachafaz. El año que viene, a 30 años de la muerte del autor, publicarán una novela inédita: Juan Lagarto.
Su destino de exiliado (de un país, de una sociedad y de una lengua) impregna su obra con pocos acentos melancólicos. Con Fernando Arrabal, Alejandro Jorodowsky y Roland Topor fundó el grupo de acciones teatrales Pánico, mientras comenzaba a dibujar su historieta La mujer sentada, donde un personaje femenino desprejuiciado y feroz opinaba de cualquier tema, en especial de sexo y morales hipócritas.
Toda la obra de Copi -que incluye novelas, relatos, obras teatrales y tiras cómicas- critica la sociedad actual mediante el humor. Las figuras de poder, los intelectuales, los partidos políticos y los movimientos populares fueron parodiados por Copi en libros como La Internacional ArgentinaLa guerra de las mariconas o Virginia Woolf ataca de nuevo.
¿Qué se puede encontrar en el espacio de la Sala 101 del CCK? De todo, como en la obra de Copi. Pósteres de sus obras representadas en Francia; fotografías de puestas en escena de obras como Le Frigo Loretta Strong; un documental de Clement Ebony (Les Copis, de 2006) sobre sus representaciones, y algunos trabajos de Juan Stoppani, amigo del artista, para distintas puestas (se incluye un telón semejante al plumaje de un pavo real). En las cuatro vitrinas de Copi en el Río de la Plata aparece el "Copi impreso" en diferentes formatos: libros y revistas, historietas y manuscritos, fotografías y citas de sus libros. "La distancia y la ironía con las que pienso en el Río de la Plata -que después de todo es mi lugar natal... son sentimientos recientes. Fue durante los años de prohibición que escribía mis grandes dramas. Mi escritura fue entonces más argentina que nunca. La persecución de mis hermanos y la muerte violenta de algunas personas próximas a mi familia me hicieron imaginar el Río de la Plata como un Purgatorio del que había escapado sintiéndome culpable", escribió en una obra inconclusa, llamada El Río de la Plata.
Copi en el Río de la Plata estuvo al cuidado de Gabriela Urtiaga, del área de artes visuales del CCK, que creó este pequeño espacio transgresor en ocasión del estreno de El día de una soñadora (y otros momentos), escrita por Copi e interpretada por su amiga Marilú Marini. Se puede visitar hasta el 17 de julio.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...