lunes, 25 de julio de 2016

Estacional

Quererte y no quererte es como el frío y el calor. ¿Viste que cuando te morís de frío no podés acordarte cómo es morirte de calor y viceversa? Bueno, lo mismo.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...