lunes, 18 de julio de 2016

Downton Abbey

Terminé primera temporada y arranqué segunda al toque. Realista realista para mis gustos vampirescos pero muy buena. La vida de la servidumbre en una mansión de la Inglaterra preprimera guerra (en esta temporada empezó 1914) está narrada con mucho talento y atención a cada matiz de caracter, de costumbre, de prejuicio. Aplausos aparte para la profesora MacGonagal haciendo de abuela copetuda, inteligente y clasista de las que no dejan de fruncir la geta como si olieran caca.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...