jueves, 24 de septiembre de 2015

Viejos papeles

Revisando cosas viejas arriba de placares con Magda me encuentro agendas, libretas, papelitos en los que siempre, cada tanto, escribía yo las mismas cosas, por ejemplo: Cuando me fui a San Bernardo con Julián y lo llamé de allá a Gus porque me había dado un ataque de te extraño y sos el sentido de mi vida y he visto la luz a tu lado. Él me dijo en el teléfono que para qué lo llamaba si me había ido. Cuando volví lo busqué y le dije que quería tener otro hijo con él. Y así vino Magda y así me fui convenciendo de que mis deseos más profundos, mis brotes místicos, tenían todo que ver con él. Mentira, él es un tipo, nada más, y nunca se entera de nada, y va por otros carriles y ni pelota a la bola de cosas que vivo yo.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...