jueves, 24 de septiembre de 2015

Ser del conurbano es una película

Dice en feis 
No me gusta decir que soy del conurbano porque las personas no-del-conurbano te miran como una película. Si les decís que sos de Zona Norte, por ejemplo, te miran como una comedia light. 
-Ah, dicen, Shan Ishidro. 
-No, de Tigre.
-Ah, Tigre, La Isla (hay como una fantasía tipo Lost sobre lo que pasa en La Isla de Tigre).
-No, de Tigre, pero de Pacheco.
No hay una referencia clara sobre lo que puede ser Pacheco y llega el silencio de la espera, la ansiedad de una referencia para saber qué película seré.
Entonces les digo que Pacheco es un lugar muy hermoso, el Reino de las Hadas. Y hay un frigorífico muy hermoso también. Los empleados andan como flotando alrededor de los hermosísimos cadáveres vacunos. Los animales, por otra parte, mueren soñando, como en Soylent Green.
Quiero que piensen cosas buenas de mí, no quiero ser la morocha desagradable que sacará un arma y les robará la billetera. Sólo quiero ser impredecible. Especial y mágica. Aunque deslucida por fuera, potencialmente inquietante por dentro. Un campo virtual para que alguien no-del-conurbano despliegue su asombroso ingenio. Unos dedos portentosos de rozar superficies ásperas. Una persona real, pero mejor.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...