lunes, 21 de septiembre de 2015

Un piletero de resentimientos profundos en el día de la primavera

Dice en Felix Bruzzone
3 horas
La primavera en las piletas no es una flor, es agua verde. Tampoco es agua. Nunca el agua de las piletas es agua. Es una solución de agua y químicos. Es una solución para el verano ardiente. Es una solución para mí que soy piletero. Una solución final. 
Me alegra que el día de la primavera esté así, nublado, ventoso y frío. Hace brillar mi resentimiento y el de todos los que estamos sometidos a la solución final del agua de las piletas. Soy un piletero de sentimientos profundos. Pero sobre todo, un piletero de resentimientos profundos.
Ahora el agua me dice: "Nuestro odio es recíproco, nuestro odio es muerte, nuestra muerte es amor." Tendría que decirle algo, pero no es ella la que habla. Nunca habla el otro. Esto último lo digo yo, aunque debería decirlo ella. Ella más bien dice: "Nunca hablamos. Tendríamos que hablar."
También me alegra, hoy, día de la primavera, que todas las piletas que vaya a limpiar vayan a ensuciarse antes de que termine de cargar las cosas en la chata para irme. Es el viento. El viento hace cosas tremendas. Anoten: si hoy mato a alguien la culpa es del viento. El viento agita el fuego en los bosques. El viento incendia el agua de las piletas. Todo mi barrio va a volar por el aire el día de la primavera.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...