jueves, 24 de septiembre de 2015

Tu voz mi voz

De repente nos llamamos. Vos, yo, nunca nosotros, siempre a destiempo. Ninguno de los dos saluda ni se presenta, sabemos quiénes somos, sabemos que la espera es mutua, imposible, hasta indeseada. Sabemos qué momentos corresponden del juego: rechazar, ser rechazado, hacer como que no pasa nada, arrepentirse.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...