domingo, 6 de septiembre de 2015

Donde se maneja también se caga, parece

En el 85 de vuelta de la facu. Nueve y pico de la noche. Poca gente en el bondi, al volante chofer gordito y de voz altisonante con compañero sentado en el primer asiento. "A mí lo que me gusta es cagar, comer y manejar" (Juro que lo dijo en ese orden). "Cagar, comer, manejar y coger es lo que me encanta", amplió. Pero se pasó la media hora de viaje contando cuentos de dónde paró a morfar y cómo dejó a los pasajeros arriba para "echarse un cago" en la tienda tal o en la fábrica de pastas o en el mac de no sé dónde. Anécdotas de coger ninguna.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...