domingo, 7 de febrero de 2016

¿Y el barro?

Del barro que anunciaba mi título anterior todavía no te cuento porque al hacer pie en el fondo pegajoso del río y mientras juntaba objetos marrones del suelo para una de las consignas del taller tuve muchas sensaciones alrededor de lo que se pudre, lo que ya no es verde ni rebrota, los cuerpos que se amasan con otros cuerpos en sus procesos de descomposición y tuve un poco de miedo. Ya llegará el momento de escribir sobre eso.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...