lunes, 15 de febrero de 2016

Oye cómo te canta la tierra

Masayacu Tambores con Ivana Noche Autoexistente.
Trajo un tambor y lo puso entre mis manos.
- ¿ Quieres que lo toque?
- Quiero que lo escuches. El tambor ya está tocando junto a la tierra porque lleva dentro el latido de los árboles.
Hay dos formas de tocar el tambor, la primera es tocando para el ego y la segunda es tocando para la tierra. Aún tocando un ritmo matemáticamente perfecto, tú no puedes decir que tocas al compás de la tierra si no te paras primero a escucharla. ¿Has permanecido unos momentos en silencio aquí, en este lugar, has contemplado este lugar con la visión de tus oídos? Aparentemente hay silencio, quizás algún sonido. Pero párate, abre los oídos del alma y escucha con atención.... ¿escuchas a ese pájaro que canta?, la rana, ¿escuchas el canto de la rana croando junto al pájaro? El viento, escucha el silbido del viento llevando la base melódica a los demás cantos. Escucha el crujir sincrónico de las ramas de los árboles, el sonido del remolino que suena en las hojas secas del suelo, mecidas por el viento... Escucha tu respiración, ¿sientes cómo canta al mismo ritmo que todos los elementos? ¿Sientes el ritmo? Escucha cómo acompasa con mi respiración, con la respiración del pájaro, del árbol y del viento. Tu alma y el alma de este tambor ya cantan con la tierra desde hace rato, con los pájaros, las ranas y el viento, ya hacen sonar la música de la Madre, aún sin tú saberlo, aún sin hacerlo sonar. Escucha, oye cómo te canta la tierra ... y luego toca el tambor.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...