domingo, 14 de febrero de 2016

Una más y nos vamos


Linda. De mariachis. Me gustan mucho los mariachis. Y las rancheras. Las mañanitas y "ya me canso de llorar y no amanece". Esta tiene la típica historia de los músicos fracasados que ganan concurso (o casi), con viaje accidentado y personajes que interfieren. Pero es tierna y cada uno de los ocho integrantes del mariachi muestra su propia historia con gestos y relatos mínimos y bien contados. Divino el nene rockero que reniega de su papá y su trompeta y vestirse de "vaquerito".

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...