domingo, 7 de febrero de 2016

"Este lugar es surreal"

Dice en feis Flor Piedrabuena
57 min
 
Tengo una amiga que se llama Carolina (algunos optan por Carola porque le queda más de personaje, más de acuerdo a su ritmo de conversación), que dice que las islas del Delta le parecen un espacio surreal. Es un buen concepto para describir el Delta. A mí me gusta la palabra Anfibio. Porque podés ir al Delta de Tigre, si venís de otro lado. Si creciste en el Tigre, te vas a la Isla. Y crecer en el Tigre es un poco de saber jugar a la adaptación, de la Maiame de Zona Norte con sus palmeras y exotismos transplantados (hay un nuevo barrio chino al lado del parque de la costa), hasta Panamericana y cientonoventaysiete, donde preferimos no vivir pero es lo que nos toca, lo que sale en el noticiero cuando no quieren hablar de Tigre pero lo hacen quedar como la periferia con la autopista piqueteada. Un día estábamos en Pacheco con Carolina de visita, y medio a coro con otro amigo le explicamos "y esto es Panamericana y 197", siempre se acuerda. 
El día que fue a la Isla por primera vez, llegó sola en la lancha colectivo, venía diciendo hola como si tuviera un pañuelito saludador mientras la esperábamos en el muelle: "Chicas, este lugar es surreal", dijo cuando se bajó de la lancha.
Ayer fui a la Isla con otras personas, con la excusa de escribir, con el objeto de hacer un collage de experiencia, pero más que nada porque me encanta rodearme de personas que disfrutan de cualquier evento literario.
En la lancha colectivo yo era el anfibio, pero fueron otros los que se cruzaron con el aspecto crítico paranoico daliniano. La señora densa del asiento de al lado que se te pone a charlar ("¿se acuerdan en qué lugar del Delta se mató Lugones?") era Cristina Piña, crítica de Alejandra Pizarnik.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...