miércoles, 14 de diciembre de 2016

Siguiendo el río

Hasta que terminó la película no estuve segura si era joda o en serio. ¿Puede no ser paródica esa representación de los "indios" norteamericanos con esas plumas, esos trajes y mocasines, esas manías de raptar mujeres y ninios pero después enamorarse de la chica rubia y revolverla al marido por amor? ¿Puede no ser paródica la construcción de la heroína pariendo en el bosque y levantándole el ánimo a todos y avivándose para coser camisas en medio de su cautiverio y rechazar la leche materna de otra mujer india pero después arrepentirse y dejarle a su bebé hasta que el indio bueno se lo devuelva? Naaaaaaaaaa.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...