domingo, 19 de junio de 2016

No tenés 10 años, querido

Es más fácil hacer de hijo y hermanito, pobrecito, abandonado, el que no puede, que asumirse padre y abuelo. Ni hablar de reunir todas las funciones en el mismo almuerzo. Y eso que no pido marido, ni compañero, ni que te hagas cargo de mis dolores de huérfana.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...