martes, 21 de junio de 2016

Dos grandes vasos de oro llenos de chicha

24 DE JUNIO | LA RESURRECCIÓN DEL SOL

rituales de San Juan
Inti Raymi era la más grande e importante celebración que se llevaba a cabo en tiempo de los Incas y que se continúa hoy cada solsticio de invierno (24 de junio, en el hemisferio sur), en los Andes mientras en el hemisferio norte se celebra la"Noche de San Juan"

Esta fiesta es celebrada anualmente en Cusco en el complejo arqueológico deSacsayhuaman, atrayendo cientos de miles de visitantes de todas partes del mundo.

Es la segunda celebración en importancia de Sudamerica luego del Carnaval de Rio, Brasil.
Inti Raymi es una palabra que proviene del Quechua y significa "resurrección del sol".
Su religión estaba basada en la adoración del sol.

Inti Raymi marca el comienzo de un nuevo año. Era celebrado al final de la recolección de papas y maíz para agradecer a Inti por la abundante cosecha o, de otra manera, pedir por una más exitosa en la próxima estación.
Científicamente, el solsticio de invierno en el Hemisferio Sur ocurre el 21 de Junio, pero de acuerdo a Pacha Unachaq - reloj solar usado por los Incas - el sol permanece algunos días en el mismo sitio antes de elevarse el día 24.
El Inti Raymi fue apuntado para rendir culto al "Apu Inti" (Dios Sol) también conocido en ciertos sectores como “Apu P'unchau” (Dios Día).

Los súbditos del Inka siguieron festejando la fiesta a escondidas de las autoridades españolas, y un mestizo llamado Garcilazo de la Vega recopiló, en sus afamados Comentarios Reales, descripciones sobre esta fiesta única e incomparable.
Hoy día, el Inti Raymi se organiza anualmente en Saqsaywaman, el día de San Juan, 24 de junio. Ese mismo día también es el "Día de del indio" o " Día del Campesino" en Perú.

El Inti Raymi se estableció en el calendario de festividad del Cusco desde 1944 gracias al entusiasmo de Dr. Cusqueño. Humberto Vidal Unda.
A la fecha esta representación o puesta en escena goza de un guión documentado, se lleva a cabo en la Explanada de Saqsaywaman y últimamente en escenarios como el patio del templo del Qoricancha y la misma plaza del Cusco, desde esta plaza la comitiva real del inka, se traslada hasta la explanada de Saqsaywaman donde se ha instalado tribunas para dar facilidad a los visitantes y el publico local se instala en los alrededores ocupando sitios que pertenecen al conjunto arqueológico de Saqsaywaman, espectadores que sobrepasan a los 100.000.



COMO SE CELEBRA


Cada 24 de junio, día en que el sol se encuentra en su punto más distante de la tierra y que además coincide con el solsticio de invierno, se celebra el Inti Raymi o “fiesta del Sol” en Sacsayhuamán, de fundamental importancia en el incario.
En la noche de la víspera se apagaban todos los fuegos en el Tahuantinsuyo. En la gran plaza Huacaypata (hoy Plaza de Armas del Cusco) se concentraban todos los personajes del imperio.
Entre las sombras, la multitud esperaba con gran respeto la aparición del dios Inti (sol). Generales, príncipes y toda la nobleza aguardaban en profundo silencio, muchos de ellos disfrazados de fieras y de otros animales de la mitología andina.

Al aparecer el sol expresaban su reconocimiento y lo adoraban como sumo, solo y universal dios, que con su luz y su virtud creaba y sustentaba todas las cosas de la tierra. Asimismo, le agradecían por las cosechas recibidas en el año.
El Inca, con la ayuda de los sacerdotes, "inducía" al dios Inti (sol) a volver con el favor de sus rayos para fecundar la tierra y procurar el bienestar de los hijos del gran imperio del Tahuantinsuyo. El fuego sagrado era renovado con un brazalete cóncavo de oro que se ponía contra la luz solar, cuyos reflejos se proyectaban sobre un trozo de algodón muy carmenado que se incendiaba en breve espacio. La lumbre sagrada era llevada al Coricancha, donde sería conservada por las acllas.
Durante la ceremonia también se realizaba el sacrificio de una llama para vaticinar el año venidero. Proseguía luego una gran marcha militar y al final todos se retiraban y estallaban en algarabía desenfrenada durante varios días.
Actualmente el Inti Raymi es una representación teatral, pero también una de las manifestaciones tradicionales más evocadoras de nuestra identidad nacional porque simboliza los valores y recuerdos de nuestro pasado.
Al compás de los aires musicales, delegados de los cuatro suyos desfilan con sus vestimentas típicas mientras ñustas, coyas y pallas avanzan en ondulantes columnas.

De pronto, el Inca se deja ver, transportado sobre una litera y acompañado de un séquito de orejones y otros dignatarios que caminan a respetable distancia de él.
Mientras suenan los pututus, las cornetas y las quenas, el Inca se pone de pie, extiende los brazos hacia el horizonte y rinde homenaje al Inti elevando dos grandes vasos de oro llenos de chicha.


Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...