domingo, 5 de junio de 2016

Estocolmo

Muy buena. Creo que el título se refiere a lo del síndrome de Estocolmo entre torturador y víctima pero la historia es sencilla: un "tío" que se enamora de una "tía" a primera vista en un bar y todo lo que hace para que le dé bola. Típico pero gracioso. Lo genial genial es lo que pasa a la mañana siguiente. Y no les cuento el final ni en pedo. Muy bueno el laburo con los estereotipos y mi frase preferida: "El juego no se termina cuando tú quieres".

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...