lunes, 20 de junio de 2016

13 cuentos animados en lenguas indígenas

Mitos indígenas en relatos cortos de tres minutos para reencantarnos con las lenguas primigenias, es el vehículo del proyecto “Sesenta y ocho voces, sesenta y ocho corazones”.
JUNIO 15, 2016


http://masdemx.com/2016/06/13-cuentos-animados-en-distintas-lenguas-indigenas-sesenta-y-ocho-voces-sesenta-y-ocho-corazones/


Durante siglos el valor de las lenguas indígenas en México fue debilitándose. Pero hoy las redes sociales e internet nos demuestran que existe un auténtico interés por conocerlas. Obviamente esto es algo que debe celebrarse, sobretodo si consideramos que “Cuando muere alguna lengua entonces se cierra a todos los pueblos del mundo una ventana, una puerta. Un asomarse de modo distinto a las cosas humanas y las divinas”, según advierte uno de los trece cuentos del proyecto “Sesenta y ocho voces, sesenta y ocho corazones”.

Quizá consciente de lo anterior, Gabriela Badillo Sánchez, directora de la productora Combo, creadora del proyecto, se sintió inspirada a fomentar las lenguas indígenas que hoy en México suman 68 (acá puedes ver el mapa de su distribución geográfica). Para preservarlas hay que apreciarlas, pues como ella dice “nadie puede amar lo que no conoce”.

Por medio de entretenidas animaciones de menos de tres minutos, se rescatan relatos orales, ancestrales, de las distintas etnias mexicanas en huasteco, maya, mixteco, náhuatl, totonaco, yaqui y zapoteco. Esto se logra gracias a la visión de siete escritores y siete ilustradores gráficos.

Para estas cápsulas trabajaron hasta 50 personas entre ilustradores, animadores, productores, diseñadores, músicos y locutores y traductores indígenas. El proyecto ahora se presentará en la programación de Canal Once y se difunde también vía múltiples canales (entre ellos el INALI, CDI, Cineteca Nacional y la UIA).

Esta fabulosa iniciativa pudo concretarse gracias a una colaboración entre la emisora del Instituto Politécnico Nacional, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI) y la casa productora Combo.

Naturalmente, la estrategia es que tanto los hablantes como los no hablantes de estas lenguas se sientan reeencantados con la fonética y cosmovisión a la que cada idioma decide dar nombre. Una manera de familiarizarnos con otra manera de ver el mundo por medio de la lengua y de enriquecer, sin duda alguna, nuestra propia realidad.



Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...