domingo, 16 de octubre de 2016

La casa de mi hija

Hoy la conocí. Había visto fotos y de afuera, pero el viernes se llevó las cosas definitivas y recién hoy entré. Ella ya me había dicho que me iba a gustar, yo ya sabía que cualquier cosa que ella eligiera me iba a gustar pero esto fue mucho más: más belleza, más paz, más orgullo, más pájaros,más espacios verdes, más paredes antiguas y acogedoras, más muebles compartidos con las amigas, más proyectos de bibliotecas, cortinas y macetas y fiesta de inauguración.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...