miércoles, 11 de mayo de 2016

Peligrosa obsesión

Malísima. Caídas que la vieja tiene entre el control remoto en la mano y los deseos del viejo que duerme con una. Ja. Cuando nos ponemos gagá buscamos pelis con sexo explícito y nos tocan estas pedorradas que castigan implícitamente el deseo femenino y todo lo que se salga de la normalidad matrimonial. Si ni terapia para "curarse" quiere hacer la mina y sus diálogos son tan clichés que pensamos que podría tratarse de una parodia, aunque mala también como parodia.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...