miércoles, 11 de mayo de 2016

El dengue o espíritu de supervivencia

Dice en feis Felix Bruzzone
58 min
El agua congelada de la primera pileta del dia me desea suerte. Es una gran liviandad la que tiene para decir las cosas, como si hubiera leido a Calvino o fuera amante de talk shows. Mientras tanto la piel de mis manos silba distraida y deja que el frio pase directo a la carne. Los huesos reclaman que a ellos no, por favor; todo es inutil. Si tuviera donde secarme la cosa seria mas llevadera. Pero mi ropa de polar no seca nada, apenas escurre un poco. Por suerte al terminar y volver a la camioneta tengo que abrir el capot para revisar el liquido de frenos y encuentro el calor del motor. Apoyo las manos en la tapa de cilindros. La vida a veces es bella. Salen dos mosquitos de abajo de una manguera. Todavia por aca ustedes? Y si, dice uno. No hay otra, dice el otro. Estos no transmiten dengue. Transmiten espiritu de supervivencia.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...