martes, 24 de noviembre de 2015

Vil romance

Rara peli argentina. Con gente real y muy fea. No con actores haciendo de feos y pobres sino con una estética similar a la de cualquiera de nosotres filmándonos a nosotres mismes. Efecto extraño. Me gustó mirarla. Me daba mucho asco el matón puto sometedor de su muchacho y mucho rechazo esas conductas machobonaerenses patoteras. Lo gay idéntico a cualquier relación hetero me provoca un desasociego extraño, siempre creo que romper las reglas del heteropatriarcado puede llevar a mejores relaciones pero no.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...