miércoles, 18 de noviembre de 2015

Brum brum a casita

Mile ya está en su casita. La pusieron en su huevito y ahí se quedó hasta que le fue imprescindible reclamar teta.



En minutos las fotos de la salida de la clínica en mi dodge. A ver si anotan que la nena ya arranca con máquina modelo vintage y alto aguante.



El abuelito Gus intercambia felicitaciones con la abuelita Pau por teléfono y mensajito. Nos cruzamos a destiempo en la clínica. Menos mal: tenía miedo de abrazarlo.



Cunita con mosquitero de tul y en el medio lechucita de paño traída por la abu de Azul cervantino. Todas las cosas de esta nena tienen tanto pegoteo de amor que a la pobre la van a seguir las abejas de por vida.



A los enteritos que le regaló la abu Pauli hay que ponerlos en el lavarropas separados de la ropita blanca y rosa. Yo no entiendo por qué.



Dice Belu que cuando estaban juntando los bolsos, ella escuchó un brumbrum desde el segundo piso y le dijo a JU: "Ahí está tu mamá". Y bueno, la rampa del estacionamiento necesitaba una buena acelerada.



Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...