lunes, 23 de noviembre de 2015

Quien no atine a sofocar su amor por lo prohibido

JUEGO


SUSANA THENON



Despojémonos de todo aquello
seguro
que se proyecta al exterior
con trazos lentos
y definitivos.
Todos empleados en la tarea
de ser, vivir, sentir
sin otros lazos.
Y quien no atine a sofocar
su amor por lo prohibido,
reclame su derecho al dolor,
su penitencia.
Despojémonos de todo cuanto
nos conformó a imagen y semejanza
nuestra
y gustemos sabiamente para el recuerdo
el minuto absurdo y libre.




De “Edad sin tregua”, 19

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...