jueves, 19 de noviembre de 2015

La maldición del escorpión de jade

Una peli de Woody Allen es garantía de reflexión y humorismo alrededor de la creación, el arte, los artistas y, como en este caso, el poder de la ficción, del amor, delo que tenemos reprimido y puede salir a la luz bajo hipnotismo. Me encantó. Hasta el hecho de que el título se haya simplificado o quizás hasta torcido hacia un "El beso del escorpión" remarcando toda la carga del amor como maldición y el beso como veneno. Genialmente dulce el final y todos los juegos con el tópico del detective que está más allá de todo y la femme fatal.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...