viernes, 27 de noviembre de 2015

2472 kilómetros al norte, de Karen Luy de Aliaga

Recién ayer pude tocar esta maravilla. Me lo trajo Patricio Foglia de Lima de manos de su autora. Desde que me enteré que se hacía el Festival de poesía en Perú y comprendí tristemente que no iba a poder estar, no sé cómo, llegué a leer los poemas de Karen y me puse como loca a escribirle a los amigues argentines que iban.
Ayer, cuando finalmente, Patricio y yo logramos combinar horarios para la entrega del libro que Karen me enviaba desde el festival, me sentía nerviosa en la puerta de su laburo en la calle Santa Fe, pensaba qué cosas monstruosas podían pasar para que la entrega no se concretara. Ver a Pato por el pasillo con mi 2472 en la mano fue un alivio hermoso: cosas del amor.
Hoy la lectura es con los dedos y con la mayor de las gulas entre fotos y palabras.



Talara (km 1135)


has de vivir en mí como un caudal
romperás con tu paso mis ramas
suavizarás la roca
callarás la sequía
dueña del vaivén de cada orilla
tus brazos tus manos tus dedos:
canaletas que me riegan por dentro

has de cambiar mis aguas,inundarme
me florecerás
si alguien entra en mí sabrá que soy fértil, frondosa
verá que me pueblas
que eres mil ríos
marea alta que me recorre

has de llevarte mi última ternura
con la maleza y los troncos arrastra eso que ya no amas
ahoga en mi boca las letras de tu nombre
saca a flote mi cariño como un animal muerto
sigue cuesta abajo
mójalo todo






P. 39

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...