martes, 27 de septiembre de 2016

Hija de Ana María (Shua)

Voy a la librería de enfrente de la plaza, desesperada porque voy el viernes a ver a la Shua y no leí su última novela. Hija, se llama la novela, para colmo de emoción. "¡La tenés?", le digo a la vendedora. Sí, me dice y respiro aliviada. Pero en un estante no está, en el otro tampoco, ni en las mesas, ni en el fondo y ya son tres vendedoras buscando a Hija y yo sin moverme del local y revisando con ellos por todos lados. Pensé que eseúnico ejemplar me estaba llamando y yo tenía que escuchar su voz, pensé que tenía que dejarme de joder y releer sus otros libros (pero no, eso lo pensé muy poco). Hasta que apareció. Dos ejemplares aparecieron. Los habían puesto en internacionales, dijo el vendedor nuevo. "¿Lo llevás?", confirmó la tercer vendedora. Occccccccvio, dije y ya lo empecé a leer.

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...