martes, 27 de septiembre de 2016

Dejar de ser mamá

No es eso exactamente pero me cuesta entenderlo mejor. Mis hijos e hijas se independizan, no me necesitan... pero no... no es que no me necesiten, es solamente que se independizan, que no depender, que construyen sus vidas. Y mi orgullo por elles es enorme pero ¿quién le enseña a una a no hacer pucheros cuando no queda nada de qué quejarse ni preocuparse? Cuando todo está bien, más que bien y hay mucho tiempo para estudiar y leer y cantar y dedicarse a viajar y a los amigues, cuando no quedan excusas para el miedo y el no hacer. Me tendré paciencia...

Lunes por la madrugada...

Yo cierro los ojos y veo tu cara
que sonríe cómplice de amor...